Economía

¿Por qué los estadounidenses
están fumando más?

Ante la baja en el precio de las gasolinas, los estadounidenses están enfocando el dinero que gastaban en ésta en la compra de cigarrillos en las gasolineras, uno de los principales puntos de expendio de este producto; esto ha generado un repunte de 0.5
en sus ventas del primer trimestre del año.
Bloomberg
17 abril 2015 17:0 Última actualización 18 abril 2015 5:0
Fumadores

A menores precios en las gasolinas, mayor consumo de cigarros en Estados Unidos. (Bloomberg)

La gasolina barata tiene un lado negativo: que se fume más.

La industria del tabaco estadounidense vendió 0.5 por ciento más cigarrillos en el primer trimestre, dijo hoy en su reporte de ganancias Reynolds American Inc., el primer incremento desde 2004. El fabricante de los cigarrillos Camel atribuyó en parte este aumento a la baja de los precios de la gasolina.

Frente a la menor cantidad de efectivo que se destina al combustible, se está gastando más en cigarrillos en las gasolineras mientras se llena el tanque, uno de los principales puntos de venta de cigarrillos. La tendencia es una buena señal para las tabacaleras como Reynolds, Altria Group Inc. y Lorillard Inc., que habían recurrido a un aumento de precios en tanto los consumidores reducían el hábito en los últimos años.

“El aumento es sorprendente en el contexto de una constante contracción de la industria”, dijo Ken Shea, analista de tabaco en Bloomberg Intelligence. “Las tendencias, en general, auguran buenas ganancias para la industria en 2015”.


Para Reynolds, el repunte ayudó a disminuir la caída del volumen de ventas domésticas de 4.9 por ciento en el cuarto trimestre a 2.4 por ciento en el primer trimestre.

El aumento en el primer trimestre de la industria estadounidense en general es sorprendente dado que los volúmenes cayeron 2.7 por ciento en el mismo período del año pasado. La categoría ha declinado 3,5 por ciento anual desde 2010, debido a precios minoristas más altos, mayores restricciones a los fumadores y la mayor competencia de los cigarrillos electrónicos, dijo Shea.

La máxima responsable ejecutiva de Reynolds, Susan Cameron, no cuenta con que se repita el desempeño. En una llamada en conferencia, predijo que los volúmenes de la industria caerán 3 por ciento este año.

La mejora surge en tanto Reynolds intenta que se apruebe una regulación estadounidense para su compra por 25 mil millones del fabricante de Newport, Lorillard. La compañía espera que la fusión ayude a combatir el menor volumen de ventas al reducir los costos y posicionarse mejor para competir con el líder del mercado, Altria, fabricante de Marlboro.