Economía

Por Buen Fin, tiendas obligan a proveedores a asumir descuentos de mercancía: industriales

Por el Buen Fin, tiendas comerciales obligan a obligan a productores  e importadores a bajar sus precios, lo que provoca pérdidas de entre 500 mil y dos millones de pesos, afirmó Francisco Cuevas Dobarganes, vocero de la Unión Industrial del Estado de México.

Eulalio Reyes / corresponsal
12 noviembre 2015 15:35 Última actualización 12 noviembre 2015 15:47
ME Buen Fin

ME Buen Fin

ECATEPEC, Edomex.-Aunque es un buen esfuerzo del gobierno para reactivar la economía, el Buen Fin provoca pérdidas de entre 500 mil y dos millones de pesos a cada uno de los industriales de muebles, colchones, línea blanca y electrodomésticos, quienes son obligados por las tiendas comerciales a ofrecer descuentos directos de un 10 a un 40 por ciento, afirmó Francisco Cuevas Dobarganes, vocero de la Unión Industrial del Estado de México (UNIDEM).

Detalló que las grandes tiendas comerciales obligan tanto al productor como al importador a que bajen sus precios y otorguen el mismo descuento que se anuncia en tiendas, bajo la amenaza de vetarlos para siempre si no lo hacen, mientras las cadenas mantienen su margen, lo que les provoca pérdidas de entre un 5 y un 20 por ciento.

Advirtió que aunque esta medida es un buen esfuerzo del gobierno para la reactivación económica previa a fin de año y permite a la gente adquirir diversos productos a bajos costos, la dinámica bajo la que se realiza genera prácticas monopólicas y abusivas por parte de las grandes tiendas comerciales y con un mal manejo de finanzas deja endeudados a los trabajadores.


Cuevas Dobarganes consideró que el gobierno debería enfocarse en apoyar a las pequeñas y medianas empresas en difusión, pues sólo las grandes cadenas tienen posibilidades de acceder a la publicidad masiva, además de que las ventas a meses sin intereses con tarjetas sólo favorecen a las tiendas comerciales.

“El Buen Fin se convierte en una práctica que se presta al monopolio de las grandes tiendas comerciales, a diferencia del “Black Friday” de Estados Unidos, donde todos los comercios venden sus mercancías rezagadas y de fin de temporada, con descuentos directos, sin créditos y no se presiona al productor ni al importador”.

Advirtió también que las compras masivas del Buen Fin se convierten en una carga financiera para los trabajadores de las empresas mexiquenses hasta por dos años, al no limitarse la capacidad de deuda, “por lo que es necesario establecer límites en las tarjetas de crédito para evitar que afecte la economía de las familias”.

Finalmente, señaló que para la Unión Industrial es necesario realizar varios ajustes a el Buen Fin, para que el gobierno federal difunda en mayor medida las plataformas que apoyan la publicidad de las Pymes, “pues muchas desconocen estos mecanismos y que los bancos otorguen facilidades para que los negocios pequeños ofrezcan pago a meses sin intereses y que también se vean beneficiados con ventas extraordinarias”.