Economía

Politizan la entrega de permisos para circular en EU

12 febrero 2014 4:31 Última actualización 03 junio 2013 8:49

[Bloomberg]  Se entregaron 5 permisos para transportistas mexicanos para cruzar a  EU en 2013. 


 
Ivette Saldaña
 
Ataques de sindicatos de transporte de oposición, retrasos en la autorización y daños a la reputación de Grupo Behr, fueron algunas de las consecuencias que enfrentó esa empresa de autotransporte, que fue la primera en solicitar un permiso permanente para circular de manera libre en territorio estadounidense, como parte del programa demostrativo entre México y Estados Unidos (EU).

El proceso “se volvió una cosa política”, porque los sindicatos norteamericanos opositores calumniaron a Grupo Behr, con el objetivo de que no se otorgara el permiso y se demostrara que el programa no servía. Directamente era contra el programa, pero se afectó a la empresa, aseguró Arturo Pérez, socio de dicha firma.

A pesar de que la compañía de autotransporte pasó todas las revisiones exhaustivas de sus camiones y los operadores cumplieron con todos los requisitos que pidió la autoridad del vecino país del Norte, los trámites que se iniciaron en 2011 se retrasaron y fue hasta principios de 2013, cuando el gobierno de EU otorgó el permiso permanente para cinco camiones y 3 operadores.

Durante la revisión a los choferes se les pidió un documento para demostrar que no tenían antecedentes penales; se les exigió hablar inglés; conocer los reglamentos de tránsito de ese país y saber de mecánica, entre otras cosas.

La Federal Motor Carrier Safety Administration revisó también las condiciones de las unidades y se les colocó un sistema de rastreo para monitorear cuántas horas maneja el chofer y cuántos kilómetros recorre el vehículo, explicó Pérez.

“Las revisiones son severas, se fijan en el estado de las llantas, frenos, dirección y que el chofer hable inglés.”, pero aún ya con el permiso permanente en cualquier momento se puede hacer una nueva revisión, ya que hay inspecciones aleatorias. Eso no fue nuevo porque Grupo Behr participó en el programa piloto de autotransporte, vigente del 2007 al 2009.
 
 
Dudas
 
A pesar de que Grupo Behr consiguió el permiso, Pérez se pregunta:

¿Valió la pena que solamente a 10 empresas se les autorizara circular, a cambio de eliminar las medidas de presión que se impusieron contra EU para que cumpliera con la apertura de fronteras para los transportistas de carga?, ya que durante el 2009 y 2010 se aplicaron represalias comerciales -aplicación de aranceles— contra diversos productos de EU, que fueron eliminadas en octubre del 2011 cuando se le dio el permiso a la primera empresa.

Es momento de “pensar en el costo-beneficio. Si tenemos apenas 10 compañías con permiso permanente, hay que cuestionarnos si valió o no la pena” retirar los aranceles a los productos estadounidenses, agregó Pérez en entrevista.

Además, hay otra realidad: que tanto vale la pena internarse a territorio estadounidense cuando se trata de viajes cortos de 100 a 150 millas, pero en trayectos largos no conviene regresar con la unidad sin carga.

“Con un camión vacío (de regreso) no salen los costos”; por eso no les conviene a muchas empresas hacer todo el procedimiento para obtener el permiso si solamente llevan mercancía y se regresan con la caja vacia.
 El 30 de Octubre de 2012 se instaló la nueva Comisión de Asuntos de la Frontera Norte en la cámara de Diputados, quien tiene como presidente a Jaime Bonilla (PT). 
 
Con información de El Financiero Diario