Economía

Políticas de la Fed ofrecen apoyo a estadounidenses de bajos ingresos

12 febrero 2014 5:1 Última actualización 18 abril 2013 18:12

[Bloomberg] La Reserva Federal seguirá buscando la recuperación económica con estas políticas. 


Reuters
 
Las políticas monetarias ultra expansivas ofrecen cierto apoyo a los estadounidenses de bajos ingresos que han sido afectados por la recesión y el alivio podría ser cada vez más poderoso como herramienta mientras el mercado inmobiliario se recupera, dijo el jueves una funcionaria de la Reserva Federal.

En un discurso sobre la inequidad y la economía estadounidense, la gobernadora de la Fed, Sarah Raskin respaldó la política expansiva del banco central y argumentó que ésta seguiría apuntalando la recuperación económica general.

Sin embargo, la funcionaria sostuvo que la tendencia de larga data de desigualdad y los salarios estancados en Estados Unidos ha desacelerado el repunte.

"Las políticas ultra expansivas (...) y el esfuerzo conjunto que hemos hecho para aliviar las condiciones en el mercado de hipotecas ayudará a la economía a seguir ganando impulso. Y la expansión resultante en el empleo mejorará los niveles de ingresos al final de la cadena de distribución", afirmó Raskin en comentarios preparados para la conferencia Hyman P. Minsky.

"No obstante, dadas las tendencias de larga data hacia mayores inequidades sobre ingresos y riqueza, es poco probable que las mejorías cíclicas en el mercado laboral hagan lo suficiente para revertir estos patrones", aseveró.

Raskin ha respaldado consistentemente la política del banco central de mantener bajas las tasas de interés y realizar compras de bonos del Tesoro a gran escala, las cuales buscan alentar la inversión, la contratación y el crecimiento económico tras la severa recesión del 2007 al 2009.

El crecimiento del Producto Interno Bruto fue sumamente débil al final del 2012, pero se espera que haya repuntado con fuerza al 3% o más en el primer trimestre de este año. Aún así, las últimas cifras económicas han sido decepcionantes y a la Fed le preocupa que puedan perjudicar la expansión.