EF RADAR
Economía

Pocos títulos defensivos en la BMV; ligan meses a la baja

12 febrero 2014 4:43 Última actualización 30 mayo 2013 7:59

[Cuartoscuro / Archivo]  De la muestra, sólo 11 acciones reportan rendimientos y 24 retroceden; la caída de la bolsa es de 11.5% desde su máximo histórico. 


 
Esteban Rojas H.
 
 
El principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) está inmerso en un ciclo de baja, con una caída de 11.5% desde el pasado 28 de enero al cierre de ayer, que se convierte en uno de los mayores ajustes desde marzo de 2009.
 
Este movimiento se acompaña con un amplio diferencial en los precios de las acciones que lo componen. De la muestra del Indice de Precios y Cotizaciones (IPC), integrada por 35 emisoras, 11 presentan rendimientos positivos, en tanto que las restantes 24 registran pérdidas.
 
Las 5 empresas con la mayor ganancia acumulada en el lapso de referencia son:
 
  • Gruma,   36.5%
  • Alsea,     20.3%
  • Kimber ,  18.7%
  • Ohlmex,  13.0%
  • Chedraui 11.4%

  •  
    Las firmas con el mejor desempeño se encuentran ubicadas, en su mayor parte, en los sectores con una exposición menor al ciclo económico, como las de alimentos y bienes de consumo.
     
    Por el contrario, las 5 que exhiben el peor movimiento en el periodo indicado son:
     
  • Homex, -76.9%
  • Urbi ,     -74.0%
  • Geo       -64.6%
  • Ica        -35.9%
  • Peñoles -28.4%

  •  
    Las empresas con perfil negativo pertenecen al sector vivienda, dados los requerimientos para los nuevos desarrollos habitacionales y sus problemas de liquidez. A este grupo se le suma también una del sector de la construcción y otra perteneciente a la minería.
     
    Mención aparte es el caso de Amx, la emisora con mayor peso en el IPC, la cual presenta un ajuste de 21.1%, como resultado del efecto adverso que puede traer sobre la acción la reciente legislación aprobada en materia de telecomunicaciones.
     
    En menor medida también se vieron afectados los títulos de las televisoras, ya que más adelante pueden enfrentar una mayor competencia.
     
    En general, los precios de las emisoras han sido castigados por un contexto de bajo crecimiento económico mundial.
     
    La confianza que despertó la ola de reformas estructurales y la mejora en la calificación crediticia de nuestro país, tardarán todavía tiempo en reflejarse en mayores tasas de inversión y de expansión económica.
     
    A pesar del castigo en el IPC, particularmente en algunas empresas, probablemente los participantes de los mercados prefieran adoptar cierta cautela y esperar nuevas señales para ampliar sus posiciones en renta variable.
     
    En donde se deberá tener una mayor claridad, es en la posibilidad de gravar la enajenación de acciones vía bolsa.
     
    Otra prueba de fuego será ver si en las próximas elecciones, programadas para principios de julio, no se generan fisuras en el denominado Pacto por México, que puedan poner en riesgo la discusión y aprobación de reformas claves como la energética y la hacendaria.
     
     
    Información proporcionada por El Financiero Diario.