Economía

PMI preliminar de China sube, pero su producción toca mínimo de 5 meses

Las compañías chinas lograron aumentar sus solicitudes de producción domésticas y extranjeras, aunque la modesta expansión posiblemente no hará desaparecer las preocupaciones sobre la ralentización de la economía
Reuters
23 octubre 2014 8:37 Última actualización 23 octubre 2014 9:52
PMI manufacturero de China

Los precios al productor cedieron, llevando la inflación de las fábricas a un mínimo de siete meses. (Bloomberg)

PEKÍN.- El vasto sector manufacturero de China creció un poco más rápido en octubre debido a que las compañías consiguieron más órdenes domésticas y extranjeras, aunque la modesta expansión posiblemente no hará desaparecer las preocupaciones sobre un enfriamiento de la economía china.

El índice preliminar de gerentes de compra (PMI) del sector manufacturero de China elaborado por HSBC/Markit subió en octubre a un máximo en tres meses de 50.4 desde una lectura final de 50.2 en septiembre, y estuvo levemente por encima de la estimación de analistas de 50.3 puntos.

Subrayando la presión que enfrenta la economía de China, el crecimiento de las nuevas órdenes domésticas y en el exterior se desaceleró en octubre y los precios al productor cedieron, llevando la inflación de las fábricas a un mínimo de siete meses.



El nivel de producción en las fábricas también cayó a un piso de cinco meses de 50.7 unidades, por sobre el nivel de 50 puntos que separa al crecimiento de la expansión según una base mensual.

"Si bien el sector manufacturero posiblemente se estabilizó en octubre, la economía sigue mostrando señales de una demanda efectiva insuficiente", dijo Hongbin Qu, economista jefe para China de HSBC.

"Esto justifica una nueva flexibilización de la política y esperamos más medidas de alivio en el frente monetario y fiscal en los próximos meses", agregó Qu.

Los mercados bursátiles de Asia revirtieron pérdidas iniciales luego de la divulgación del sondeo, mientras que el dólar australiano subió inicialmente, pero luego los avances se borraron.

Un débil mercado inmobiliario, una tibia demanda doméstica y unas exportaciones vacilantes han enfriado la actividad de China este año.

Si bien las exportaciones han mostrado recientemente señales de recuperación, el mercado inmobiliario y las inversiones siguen enfriándose y muchas compañías se han visto afectadas por condiciones de crédito más ajustadas, lo que ha presionado a la economía general.

La segunda mayor economía mundial creció a su tasa más lenta desde la crisis financiera global en el trimestre de septiembre, mostraron datos previamente esta semana, sumándose a las preocupaciones de que pueda afectar a la expansión global.

El crecimiento económico anual podría incumplir la meta oficial de un 7.5 por ciento este año o tocar un mínimo no visto desde 1990. Sin embargo, analistas están divididos sobre si las autoridades flexibilizarán su política de manera más agresiva en los próximos meses para apuntalar la actividad.

El primer ministro Li Keqiang ha declarado públicamente que China no puede permitirse una mayor flexibilización de las políticas crediticias para impulsar a su economía, en un reconocimiento a los críticos que sostienen que años de crecimiento con dinero fácil en el país ha fomentado burbujas potenciales y riesgos financieros.

Funcionarios chinos también han indicado que estarían dispuestos a tolerar un crecimiento levemente menor siempre y cuando el mercado laboral resista, lo que serviría para decir que no son necesarias más medidas agresivas como recortar las tasas de interés.

Mantener el mercado laboral saludable es una de las principales prioridades de política para los líderes chinos, quienes temen que un desempleo generalizado podría provocar un malestar social.

El PMI mostró que el empleo en el sector manufacturero se contrajo nuevamente en octubre por undécimo mes consecutivo, aunque el ritmo de la contracción se desaceleró en comparación con el de septiembre.