Economía

Pierden estados petroleros 5.7 plazas por hora

Veracruz, Tabasco y Campeche perdieron en conjunto 50 mil 346 empleos formales en 2016, una tasa de decrecimiento que se triplicó con respecto a 2015.
Zenyazen Flores
16 enero 2017 23:30 Última actualización 16 enero 2017 23:30
Mercado petrolero

Mercado petrolero

Campeche, Tabasco y Veracruz perdieron en conjunto 50 mil 346 empleos formales en 2016, lo cual significa que cada hora estos estados petroleros perdieron 5.7 puestos de trabajo, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La pérdida de puestos de trabajo en estas tres entidades con vocación petrolera se profundizó respecto a 2015, pues ese año la caída de plazas fue de 32 mil 906 plazas en conjunto, es decir que se perdieron 3.7 empleos cada hora.

Los datos muestran que la crisis de empleo en esos estados se agudizó en 2016 porque Campeche triplicó su tasa de decrecimiento y eso implicó que la región llegara a una pérdida de más de 50 mil plazas.

María Fonseca, directora del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, señaló que a pesar de que el país tuvo a nivel nacional un dato positivo de generación de plazas durante 2016, los estados petroleros han estado sumergidos en una crisis de empleo a consecuencia de la baja en la actividad relacionada con el petróleo.

“En esos estados la economía depende en su mayoría de la actividad petrolera, lo que ocurrió a esas entidades en su conjunto fue el descenso de los precios del petróleo en el mercado internacional y por otro lado la baja productividad de la capacidad instalada de la industria petrolera que no está siendo aprovechada”, expuso.

La situación
en Veracruz, Tabasco y Campeche ha ocasionado una depresión de nuevas inversiones, lo que terminó por afectar tanto el empleo directo de la industria como los indirectos.

Campeche cerró 2016 con una tasa de decrecimiento del empleo de 14.1 por ciento frente a la baja de 5.7 por ciento que se observó en 2015; en términos absolutos eso implicó que mientras en 2015 se perdieron 8 mil 576 plazas en el estado, para 2016 la caída fue de 20 mil 60 puestos.

Tabasco fue la entidad con la segunda mayor baja en términos relativos, en 2016 el empleo decreció 7.6 por ciento contra el 6.9 por ciento reportado en 2016, es decir, que en tanto en 2015 se perdieron 13 mil 819 plazas el año pasado fueron 14 mil 154 los puestos cancelados.

En Veracruz disminuyó 2.2 por ciento el empleo en 2016, una tasa mayor a la recortada un año antes cuando fue de 1.4 por ciento, eso significó que mientras en 2015 se dieron de baja 10 mil 511 puestos en 2016 fueron 16 mil 132 las plazas eliminadas.

Fonseca dijo que la situación de esos estados ha ocasionado una depresión de nuevas inversiones, lo que terminó por afectar no sólo al empleo directo de la industria sino también los indirectos.

“Los proveedores de la industria y los de Pemex son los que más han aportado a este desempleo, todos los que están en la cadena del sector energético como el inmobiliario, infraestructura, alimentos, hostelería, y todo lo que se movía en esos estados a partir de la industria del crudo se vino abajo”, indicó.

La especialista consideró que no ha existido una respuesta inmediata de los gobiernos Federal y estatales en esos estados ante la perdida de empleos, y aunque en la región se prevé la implementación de una de las Zonas Económicas Especiales, esto se trata de una estrategia de largo plazo al igual que la reforma energética.

Con base en datos oficiales, el Observatorio México ¿cómo Vamos? señala que en el caso de Campeche, que es el estado con la mayor pérdida de empleo, de los ocho indicadores que mide, en cuatro el semáforo se encuentra en rojo: crecimiento económico, generación de empleo formal, aumento de la informalidad y desigualdad laboral y ocupación del gobierno.

Los datos muestran que al segundo trimestre de 2016 Campeche registró un decremento económico de 5.8 por ciento anual cuando la meta es crecer 4.5 por ciento anual, mientras que en cuestión de empleo la meta es crear al menos 2 mil 300 plazas formales por trimestre.