Economía

Pierden dinero por confiar en sociedades mercantiles

Diversas sociedades mercantiles se han valido de engaños como entrega de créditos sin requisitos mínimos y sin revisión de buró de crédito para atraer a personas que ven perdidos sus recursos económicos al invertirlos en estas figuras.
Yuridia Torres
19 octubre 2015 23:40 Última actualización 20 octubre 2015 5:5
dinero

El riesgo que existe con la migración de figura que se da en el sector de las Sofomes, es que los fraudes o los abusos contra los usuarios crezcan. (Bloomberg)

Después de meses de obtener la aprobación de un crédito hipotecario, que sería de un millón de pesos y entregar un depósito del 5 por ciento del financiamiento, Antonio Rodríguez se dio cuenta que fue víctima de un fraude.

La empresa, una sociedad mercantil, la cual le pidió mínimos requisitos para supuestamente entregarle el préstamo que serviría para comprar una casa, desapareció, nadie le respondió llamadas ni le dio asesoría. Antonio interpuso una queja contra la institución, que por la figura con la que operaba, estaba bajo jurisdicción de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), sin embargo no tuvo resolución alguna.

Este es tan sólo uno de los engaños que utilizan las sociedades que anuncian créditos express con los mínimos requisitos y sin revisión del buró de crédito, que se anuncian principalmente en periódicos, revistas y volantes y por Internet.

Pablo García pidió un financiamiento por un millón 200 mil pesos a una sociedad llamada Fase Solution. Para otorgarle el préstamo la entidad le requirió la compra, con ellos mismos, de un seguro de crédito por 100 mil pesos, después de adquirirlo, desaparecieron. Sobre este caso y a pesar de que se realizó una denuncia, la Profeco no pudo hacer nada.

Abraham Vergara catedrático del departamento de Estudios Económicos de la Universidad Iberoamericana detalló que el riesgo que existe con la migración de figura que se da en el sector de las Sofomes, es que los fraudes o los abusos contra los usuarios crezcan, porque estas empresas ya no tendrán que rendir cuentas a los órganos reguladores y de verificación de ramo financiero, sino a la Profeco, entidad que carece de ‘dientes’ para actuar.

Explicó que como estas empresas no pueden captar recursos, lo hacen a través de peticiones de garantías liquidas, como la compra de fianzas o seguros.