Economía

Piden a Pemex cubrir gastos médicos tras explosión en Salina Cruz

Habitantes de colonias cercanas a la refinería que se incendió
el pasado 14 de junio argumentaron que tras el siniestro han presentado alergias y problemas oculares y respiratorios, por lo que iniciaron un plantón afuera de las instalaciones.
Corresponsal Alfonso Cruz
10 julio 2017 19:15 Última actualización 10 julio 2017 19:15
Salina Cruz

(Cuartoscuro)

Un centenar de habitantes de diversas colonias cercanas a la refinería "Antonio Dovalí Jaime" de Salina Cruz, iniciaron una protesta para exigir que la paraestatal les pague los gastos médicos por las enfermedades contraídas después del incendio, entre ellas infecciones respiratorias, de la piel, ojos y gastrointestinales por el consumo de agua contaminada por el derrame de los combustibles.

Los inconformes llevan a cabo un plantón en la reja principal exigiendo la presencia del administrador y amenazan con quedarse ahí hasta que sean recibidos y atendidos; incluso portan las recetas de las consultas argumentando que no tienen dinero para comprar los medicamentos.

Señalan que tuvieron diversas afectaciones por el combustible que contaminó los mantos acuíferos y el medio ambiente, generándoles alergias y problemas en la piel, ojos y en el tracto respiratorio.

No todos tuvimos acceso a los servicios médicos, muchos pagamos las consultas en un médico particular por lo que ahora estamos solicitando que los reintegren ese dinero", dijo uno de los afectados.

En el sitio la protesta la llevan a cabo alrededor de 100 personas que dicen ser sólo los representantes de los verdaderos afectados, pues al menos diez colonias sufrieron los problemas de forma directa tras la explosión e incendio de la refinería.

El pasado 14 de Junio, la Casa de Bombas de la refinería, tuvo un desperfecto que derivó en la explosión e incendio de un contenedor de 500 mil barriles de petrolero crudo; aunque el fuego quedó sofocado 24 horas después, los efectos del derrame de combustibles siguen aún en la zona.

Y es que derivado del paso de la tormenta Beatriz y enseguida Calvin, muchas zonas de la misma Refinería quedaron anegadas, entre ellas la Casa de Bombas, donde se inició el fuego luego de un corto circuito, al intentar accionar los dispositivos para extraer el agua de la lluvia.

En el sitio, arroyos y sembradíos fueron contaminados por el combustible que era desechado y que contaminó algunos pozos que abastecen de agua potable a la comunidad, motivo por el que protestan los habitantes de esas colonias.