Economía

Petroprecios bajos y volatilidad financiera, riesgos para México

El Banco Mundial advirtió que de continuar los bajos precios
del petróleo se debilitará la actividad de países como México, mientras la incertidumbre electoral retendrá la inversión privada.
Tlaloc Puga
13 enero 2015 13:5 Última actualización 14 enero 2015 5:5
Bandera de México al atardecer. (Cuartoscuro)

Bandera de México al atardecer. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.-El Banco Mundial (BM) señaló los principales riesgos que enfrentará la economía mexicana durante este año en su informe de Perspectivas Económicas Mundiales.

El primero es la posibilidad de un aumento en la volatilidad financiera por ajustes en tasas de interés en diferentes momentos en las principales economías del mundo; el segundo tiene que ver con el nivel de tensión que generarán los bajos precios del petróleo en los balances de países productores.

Los precios bajos socavarían gravemente los recursos fiscales de varias economías exportadoras de crudo, como la mexicana, además de que afectarán las inversiones en extracción de petróleo en aguas profundas, señaló el documento.

El BM agregó que la incertidumbre electoral y la fatiga que han producido las reformas estructurales retendrán la inversión privada al arranque de este año en México y en la India.



La institución que encabeza Jim Yong Kim recortó su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana de 3.5 a 3.3 por ciento real para este año, aunque de materializarse significará su alza más robusta desde 2012, cuando el PIB se incrementó 4.0 puntos porcentuales.

Esta previsión es de las más conservadoras entre organismos multilaterales e instituciones oficiales. El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco de México (Banxico) anticipan un crecimiento de 3.5 por ciento, la Secretaría de Hacienda de 3.7 por ciento y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recientemente ajustó su proyección de 4.1 a 3.9 por ciento. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) es el único organismo con un vaticinio más bajo, de 3.2 por ciento.

Para 2016, el organismo previó un crecimiento del PIB de 3.8 por ciento, menor al 4.9 por ciento de la SHCP y al 4.2 por ciento de la OCDE, aunque superior al 3.7 por ciento de Banxico e igual al del FMI.
Indicó que el debilitamiento de las perspectivas de crecimiento de México desalentó a los inversionistas en 2014, aunque los flujos al mercado de renta fija se vieron favorecidos por las expectativas de la política monetaria en EU.

POR ARRIBA DEL RITMO GLOBAL

El BM vaticinó un incremento de 3.0 por ciento en 2015 y de 3.3 por ciento en 2016 para la economía mundial. De cumplirse las proyecciones, la economía mexicana volvería a crecer por arriba del ritmo global, tras avanzar a menor velocidad tanto en 2013 como en 2014.

Con base en sus proyecciones, EU aumentará su desempeño económico en 3.2 y 3.0 por ciento en 2015 y 2016, en ese orden, siendo el promotor de dinamismo en los siguientes años entre las economías avanzadas.

Para América Latina y el Caribe anticipó un crecimiento económico de 1.7 y 2.9 por ciento durante este año y el siguiente, respectivamente.
La economía china se expandirá 7.1 por ciento en 2015 y 7.0 por ciento en 2016, y representará su menor ritmo desde 1990.

SUBIRÁ RIVALIDAD

La competencia entre México y China por ganar mercados de exportación se agudizará en este año, especialmente para los bienes manufacturados que se dirigen a EU, pronosticó el organismo.
Estimó que una reducción de un punto porcentual en el PIB de China tiene un impacto considerable en Perú, Argentina y Brasil, pero insignificante para México y Colombia.

El BM ve probable que los flujos comerciales sigan siendo débiles en 2015 debido en parte a la atonía de la demanda y a lo que parece ser una menor sensibilidad del comercio a los cambios en la actividad mundial.

Lo anterior, sumado al periodo prolongado de estancamiento o deflación en la zona del euro o en Japón, son de los principales riesgos para la economía mundial.

“En este incierto entorno económico, los países en desarrollo deben desplegar sus recursos de manera juiciosa para apoyar programas sociales con un foco muy preciso y emprender reformas estructurales que inviertan en la gente”, sostuvo Yong Kim.