Economía

Petroprecios desanimarían inversiones en México: Credit Suisse

Según un estudio, los ingresos tributarios del petróleo podrían bajar notablemente, provocando un empeoramiento en la situación fiscal del país.
Clara Zepeda
29 enero 2015 12:8 Última actualización 29 enero 2015 12:8
Bancos extranjeros

Credit Suisse. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La puesta en marcha de la reforma en materia energética podría retrasarse, debido al empeoramiento de la situación fiscal en México, provocado por el desplome de los precios del petróleo, afirmó Credit Suisse.

De acuerdo con el área de Estudios de Banca Privada y Estrategia de Credit Suisse, los ingresos tributarios del petróleo podrían bajar notablemente, provocando un empeoramiento en la situación fiscal del país, por lo que “el riesgo es que las reformas quizás tengan que retrasarse”.

Añadió que aunque se han dispuesto coberturas importantes para reducir el efecto de la caída de los precios del petróleo en el frente fiscal, las arcas públicas se resentirían si el precio del crudo mexicano se mantuviera por debajo de 79 dólares por barril durante una parte sustancial de 2015.


Actualmente, la mezcla mexicana se ubica alrededor de los 38 dólares por barril.

Ante ello, Credit Suisse ha reducido de sobreponderado a neutral la estrategia de inversión en renta fija en México; mientras que en renta variable la recomendación es neutral, pues los precios del mercado bursátil mexicano reflejan las elevadas expectativas de reformas.

“Puesto que el mercado bursátil mexicano cotiza con prima respecto al resto de la zona de América Latina, pues los precios reflejan las elevadas expectativas de reformas, llegado el caso tendríamos que replantearnos nuestra actual posición neutral.

Los especialistas de la entidad financiera prevén un crecimiento económico en México de 3.3 por ciento para este 2015, impulsado por la economía estadounidense, que proseguirá su recuperación.

SURGEN OPORTUNIDADES

La incertidumbre sobre las actuaciones de los bancos centrales, las constantes fluctuaciones del mercado del petróleo y el fuerte repunte del franco suizo han contribuido a que los mercados bursátiles comiencen el año con inestabilidad. Credit Suisse relata que históricamente el inicio de un ciclo de subida de tasas por parte de la Reserva Federal (Fed) --factor clave que preven para junio de 2015-- no suele ejercer efectos duraderos sobre la volatilidad.

Aunque la renta variable internacional suele bajar justo después de la primera subida de tasas de la Fed, normalmente los mercados vienen de un periodo de bonanza anterior, y suelen recuperar la tendencia al alza dos o tres meses después del cambio de rumbo de la Fed.

“Ponderando estas estadísticas con la volatilidad actual, el Comité de Inversión ha decidido adoptar una actitud neutral en renta variable”, sostuvo Credit Suisse.

Asín, mantienen su preferencia en la zona euro, pese a sus problemas macro, y en Japón. En los mercados emergentes, aunque existen oportunidades concretas, en general observan problemas estructurales y escasez de crecimiento.