Economía

Petroleras se enfrentan a un déficit de fondeo de 2 billones de dólares 

La caída en los precios del petróleo no sólo obligó a las petroleras a reducir sus gastos, su personal y los dividendos que pagan a los inversionistas, también enfrentarán una escasez crediticia, y por consiguiente, en inversiones de capital.
Bloomberg
15 junio 2016 20:23 Última actualización 15 junio 2016 22:17
petróleo

(Bloomberg)

Las compañías perforadoras, obligadas a reducir gastos durante el desplome del precio del petróleo, podrían enfrentar pronto un nuevo obstáculo: un déficit de 2 billones de dólares durante los próximos cinco años para cubrir sus necesidades de liquidez.

La escasez crediticia para este sector genera el riesgo de una subinversión que podría afectar la disponibilidad de reservas en el largo plazo, según un estudio publicado por el Deloitte Center for Energy Solutions.

El sector global de petróleo y gas natural ha frenado sus inversiones de capital “a un punto por debajo de los niveles mínimos requeridos para reponer las reservas”, se lee en el informe de Deloitte.

“Esto es sumamente inusual”, dijo Andrew Slaughter, director ejecutivo del centro de Deloitte, en referencia al déficit de financiamiento en una entrevista. “Hay que invertir una gran cantidad de capital solo para mantenerse, incluso sin crecimiento”.

En medio de la peor contracción de los precios en una generación, los productores han reducido sus costos significativamente. El sector global de petróleo y gas ha eliminado más de 350 mil puestos de trabajo, mientras los exploradores petroleros redujeron más de 100 mil millones de dólares en gastos anuales solo el año pasado.

RECORTES EN LOS GASTOS

ConocoPhillips, el tercer mayor productor de petróleo de Estados Unidos, redujo su dividendo en cerca de 66 por ciento, recortó su estimación de gastos de capital en 17 por ciento en febrero y luego en otro 11 por ciento dos meses después.

Anadarko Petroleum calculó que su gasto para 2016 sería 50 por ciento menos que el ejercido el año pasado, que se sumó a los tres mil millones de dólares que se obtendrán por ventas de activos, rebajando su dividendo y suprimiendo puestos de trabajo.

Ahora que el petróleo ronda nuevamente 50 dólares por barril, algunas compañías están pensando en reactivar sus operaciones.

Aun así, la falta de capital para el sector indica que “la perspectiva apuntaría a una menor cobertura de reservas a la que estamos acostumbrados”, dijo Slaughter. Las empresas norteamericanas enfrentan el mayor desafío porque se transformaron en las más sobreendeudadas durante el auge, dijo.

Muchas compañías aún necesitan fortalecer sus situaciones financieras antes de realizar cualquier tipo de gasto de capital real, dijo Slaughter.

Además, con una deuda del sector cercana a los 590 mil millones de dólares por vencer en los próximos cinco años, los gastos en bienes de capital no serían la prioridad principal, según el informe.

“No es tan simple como quitar la tapa y hacer que fluya el capital”, dijo Slaughter.