Economía


Plataformas trabajan 'a toda máquina', pese a baja en petroprecios

La cantidad de plataformas petroleras que trabajan en el Golfo aumentará más de un 30 por ciento este año respecto de 2014, de acuerdo con los datos de Wood Mackenzie, consultora de la industria.
Bloomberg
19 febrero 2015 14:18 Última actualización 19 febrero 2015 14:41
Módulo especial petróleo

La cantidad de plataformas petroleras que trabajan en el Golfo aumentará más de un 30 por ciento este año respecto de 2014. (Archivo)

Mientras que la explotación estadounidense en tierra se ha reducido junto con el precio del crudo, la arriesgada y costosa iniciativa para extraer petróleo de las profundidades del Golfo de México no da muchas señales de frenarse.

La cantidad de plataformas petroleras que trabajan en el Golfo aumentará más de un 30 por ciento este año respecto de 2014, de acuerdo con los datos de Wood Mackenzie, consultora de la industria.

Al mismo tiempo, la cantidad de plataformas terrestres se redujo en una tercera parte desde octubre, puesto que estas son las más afectadas por los recortes que se han efectuado en toda la industria y que provocaron decenas de miles de despidos en los Estados Unidos.



La razón es doble. El crecimiento de la perforación en aguas profundas es resultado de años de planeamiento y miles de millones de dólares ya invertidos, y los beneficios pueden ser considerables. La plataforma Lucius de Anadarko Petroleum Corp. puede procesar 80 mil barriles diarios de los seis pozos que la alimentan, producción que sólo podría alcanzarse con cientos de pozos terrestres, según John Christiansen, portavoz de la compañía.


“La vida económica de estos proyectos se cuenta en décadas”, señaló Fadel Gheit, analista de Oppenheimer Co. en Nueva York. “Vamos a ordeñar esta vaca durante otros treinta años, de modo que no nos importa cuál es el precio de la leche hoy”.

Los grandes productores de petróleo como Anadarko, BP Plc, Chevron Corp. y Royal Dutch Shell Plc siguen invirtiendo en los yacimientos marinos aun cuando la reducción de las ganancias los obligue a recortar los gastos. BP tiene diez plataformas en funcionamiento en el Golfo de México, lo que, según dice, es un récord para la empresa.

En contraposición, en los yacimientos de Texas, Colorado y Dakota del Norte los productores tienen dificultades para reducir la explotación en tanto el exceso de oferta ha hecho caer los precios del crudo a menos de la mitad desde junio.

ÚLTIMO PASO

En el caso de los pozos prolíficos de aguas profundas, el cálculo es distinto, ya que pueden producir cantidades mucho más grandes de crudo durante un período más largo que el pozo terrestre típico. Los pozos nuevos son el último paso de un plan de desarrollo a largo plazo en el que gran parte de la inversión –en tuberías, plataformas y sistemas submarinos de procesamiento- ya se ha hecho.

“Cuando se ha completado el 90 por ciento, uno no se detiene”, dijo Gheit.

La producción del Golfo de México pasará de 1.4 millones de barriles diarios en 2014 a un promedio de 1.58 millones de barriles diarios en 2016, con un aumento del 13 por ciento, de acuerdo con las proyecciones de Wood Mackenzie.

El crecimiento en aguas profundas se sumará a la producción estadounidense total, que, según las proyecciones, aumentará un 14 por ciento en ese lapso, en tanto la mayor eficiencia hace crecer la producción de esquisto pese a la reducción de la perforación.