Economía

Persisten los riesgos para la economía: Carstens

01 febrero 2014 3:24 Última actualización 09 enero 2014 5:2

  [Implementar las reformas, el reto más grande de México, comenta el gobernador del Banxico / Braulio Tenorio / El Financiero]


 
 
 
Víctor Piz y Antonio Hernández
 
El panorama económico no está exento de riesgos, advirtió el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, en entrevista con EL FINANCIERO.
 
Afirmó que la economía mundial aún está en una situación delicada y que el proceso de normalización de la política monetaria en EU puede generar volatilidad en los mercados financieros y “meterle ruido” a México.
 
Aun así, el banquero central prevé que la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) seguirá siendo acomodaticia por un largo periodo de tiempo.
 
Carstens dijo que el reto más grande de México en este año es instrumentar las reformas estructurales para alcanzar un crecimiento económico de 5 por ciento hacia finales de la administración.
 
Dado el carácter constitucional de las reformas, señaló que es muy importante aprobar las leyes secundarias y, una vez emitidas, pasar a la etapa de implementación.
 
Desde sus oficinas, reconoce que el impacto de las modificaciones fiscales en la inflación se verá a partir de este mes y que se dará en ciertos productos, pero confía en que su efecto irá diluyéndose en el tiempo.
 
Sobre el mexican moment, Carstens prefiere no ponerle “etiquetas a los tiempos”, aunque no duda en decir que hay buenas perspectivas para la economía mexicana.
 
¿Cómo tomó el Banxico el recorte en la compra de bonos por parte de la Fed?
Lo vimos como un proceso natural, de normalización de su postura; fue un anuncio balanceado en el cual la compra de activos por parte de la Fed se reduce, pero por otro lado, en la parte de guía de políticas hacia el futuro, hace mucho énfasis en que mantendrán una tasa de interés baja por un tiempo amplio; entonces, como que trató de compensar una cosa con otra, y por eso no tuvo mayor impacto sobre el mercado.
 
¿Hay razones para temer nuevos ajustes al programa de compra de bonos de la Fed?
Creo que en la sesión de la Fed de diciembre, Ben Bernanke fue muy explícito en el sentido de que todavía hay razones para presumir que la política monetaria en EU va a ser muy acomodaticia por un periodo largo de tiempo. Yo creo que ese es el punto fundamental; podría haber alguna sorpresa de instrumentación, pero sería menor. Entonces, yo creo que no hay una razón importante y de fondo para pensar que habrá una sorpresa que cambie mucho el panorama de los mercados.
 
¿Qué riesgos advierte el Banxico para este año?
Sin duda la economía mundial sigue estando en una situación delicada. Si bien hay una perspectiva de mayor crecimiento para la economía de EU, que es la que más importa para nosotros, no se nos debe olvidar que ese buen desempeño se sigue sustentando en políticas fiscal y monetaria muy expansionistas, y a partir de este año se deberán tomar medidas correctivas. Siempre existe la posibilidad de que en este proceso de normalización de la política monetaria se genere mayor volatilidad en los mercados financieros, y que eso también pudiera meterle cierto ruido a la economía nacional.
En México yo veo que el reto más grande es la implementación de las reformas. Yo no lo pondría como un riesgo, sino como un reto. En el Banco vemos que muchos de los factores que generaron un menor crecimiento económico en 2013 no estarán presentes en este año; por lo tanto, sí vemos un mayor crecimiento económico en México.
 
¿Ya no ve el riesgo de una “tormenta perfecta”, como lo apuntó el año pasado?
En 2013 el riesgo de cambio en la política monetaria en EU hizo que muchos flujos de capital hacia países emergentes se moderaran. Yo creo que, en general, la velocidad de los influjos de capital ha venido disminuyendo. Eso no quita que en el futuro se pudieran reactivar. Incluso para México es un tema del que tenemos que estar muy vigilantes, porque por un lado se tiene la incertidumbre internacional, pero por otro también se han generado muy buenas noticias en el país.
Entonces, nosotros tenemos que estar muy pendientes del tipo de capitales que entran al país y de si éstos pudieran generar una distorsión en el mercado de activos mexicanos. Ahora no se está generando ni estamos preocupados de que haya una distorsión de precios en el mercado de activos mexicanos.