Economía

Pemex y Mexichem envenenan a veracruzanos, acusa Greenpeace

Luego de la explosión registrada en la planta Clorados III del complejo petroquímico de Pajaritos, Greenpeace detectó 59 químicos cancerígenos a través de descargas al río Coatzacoalcos, emisiones de gases y posiblemente cenizas.
Corresponsal Itzel Villa
20 junio 2016 19:48 Última actualización 20 junio 2016 20:4
Pajaritos. (Cuartoscuro)

Greenpeace registró químicos cancerígenos en la zona despúes de la explosión en Pajaritos. (Cuartoscuro)

COATZACOALCOS, Veracruz.- La organización Greenpeace informó que localizó en el complejo petroquímico Pajaritos altos niveles de sustancias extremadamente tóxicas en concentraciones 28 veces por encima de los valores permitidos por las normas de Estados Unidos.

Petróleos Mexicanos (Pemex) y Mexichem han expuesto a la población de la zona a 59 químicos cancerígenos a través de descargas al río Coatzacoalcos, emisiones de gases y posiblemente cenizas, luego de la explosión registrada en la planta Clorados III de ese complejo petroquímico, expuso coordinador de la campaña de tóxicos de Greenpeace México, Miguel Soto.

Luego de que realizaran una serie de muestreos entre el 23 y 25 de abril, días después de la explosión en la planta, la organización ambientalista localizó altos niveles de sustancias extremadamente tóxicas como el Dicloruro de Etileno (EDC), el cual con sólo inhalarlo puede afectar el sistema nervioso central, hígado, riñones, pulmones y sistema cardiovascular, por lo que las repercusiones en la salud de la población se presentarán a corto y mediano plazo.


En la tubería de descarga de agua del centro petroquímico Pajaritos se localizó la mayor concentración de sustancias peligrosas, etenos clorados, etanos clorados, metanos clorados y bencenos clorados. Todos altamente cancerígenos.

Pemex y Mexichem, dijo Miguel Soto, seguirían envenenando lentamente a la población de forma deliberada con descargas cotidianas de químicos tóxicos en los cuerpos de agua. “Pudieran provenir de la explosión, lo cual es gravísimo pero también podría tratarse de descargas rutinarias de esta empresa, lo que es aún peor o una combinación de ambas”.

Asimismo, señaló que en la lluvia del pasado 3 de mayo se detectaron altas concentraciones de vanadio, que es una sustancia que no se encuentra en el medio ambiente, sino que es producto de una reacción química.

Finalmente, mencionó que aunque Greenpeace ha solicitado a Pemex información acerca de las sustancias con las que trabaja, así como las que fueron liberadas después de la explosión del pasado 20 de abril, la empresa afirma no contar con dicha información.

: