Economía

Pemex se prepara para competir con empresas de cara a la reforma

10 febrero 2014 4:28 Última actualización 25 septiembre 2013 5:2

[Su director corporativo de Finanzas, Mario Beauregard, expone que competencia le permitirá a paraestatal ser más eficiente / Eladio Ortiz / El Financiero] 


 
 
Sergio Meana
 
 
Mario Beauregard, director corporativo de finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex), reveló que la paraestatal ha estado platicando con otras empresas en aras de prepararse para competir y asociarse con ellas, a pesar de que la reforma energética aún se discute en el Senado y sus leyes secundarias no se conocen.
 
 
“La competencia le debe permitir a Pemex ser mucho más eficiente porque si no por las condiciones de mercado estaría perdiendo terreno, hoy en día nos estamos preparando. ¿Cómo?: Con asociaciones y pláticas con otras empresas para poder comenzar en esta nueva era que ojalá se apruebe”, indicó.
 
 
Sin embargo, también advirtió que va a ser un gran reto para la empresa petrolera mexicana competir por contratos con otras organizaciones en caso de que se apruebe la propuesta de reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto.
 
 
En el foro “México: Potencia Económica Mundial”, organizado por la edición mexicana de revista Forbes, aseguró que en recursos de gas shale o de lutitas, se tiene más potencial que todo el que ha sacado Pemex en su historia, pues las reservas 3P (probadas, probables y posibles) llegan casi a 60 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente.
 
 
No obstante, las inversiones en la paraestatal, que se han quintuplicado desde el 2004, no se han destinado a este recurso, reconoció Beauregard.
 
 
“El mayor gasto de inversión que reportó Pemex en los años anteriores sirvió pues para mantener la plataforma de producción a los niveles que hoy estamos con la perspectiva de llegar en 2018 a la meta de tres millones de barriles”, afirmó.
 
 
El presupuesto asignado para 2013 supera los 23 mil millones de dólares.
 
 
En su participación resaltó el carácter urgente de la reforma, pues el precio por barril de petróleo puede disminuir y hacer que no sea viable económicamente extraer gas shale, o petróleo en aguas profundas.
 
 
“Cuando había petróleo fácil era fácil sacarlo y procesarlo, pero ahora hay grandes riesgos. Un barril en aguas profundas nos cuesta entre 30 y 50 dólares sacarlo, cuando el costo promedio es de 6 dólares por barril (en aguas someras)”, señaló.
 
 
Sobre el posible cambio tecnológico indicó que es algo que definitivamente esperan, lo cual hace más necesaria la asociación con otras empresas transnacionales.