Economía

Advierten que Pemex podría dejar producción de diésel a extranjeros

De acuerdo con la asociación civil, la calidad del diésel que produce es muy contaminante y está lejos de cumplir con los estándares internacionales, por ello, con la entrada de los nuevos actores, la paraestatal podría verse rebasada ante la demanda de combustibles de contenido ultra bajo azufre.
Redacción
12 agosto 2014 13:51 Última actualización 12 agosto 2014 15:32
 [El litro de Magna costará 12.02 pesos, la Premium 12.58 y el Diesel 12.38. / Cuartoscuro]  

[El litro de Magna costará 12.02 pesos, la Premium 12.58 y el Diesel 12.38. / Cuartoscuro]

CIUDAD DE MÉXICO.- Con los cambios que se realizarán en el sector energético a causa de la reforma, existe el riesgo de que la producción de diésel de ultra bajo azufre (UBA) sea la primera en quedar en manos de las grandes empresas petroleras trasnacionales, estima El Poder del Consumidor.

“Debido a los cambios a la Constitución y a las leyes secundarias recientemente aprobadas en materia energética, Pemex se encuentra en una posición extremadamente vulnerable ante los próximos agentes que competirán por satisfacer la creciente sed de combustibles fósiles del mercado mexicano”, expone la asociación civil en un comunicado.

De acuerdo con la institución, Pemex cubre alrededor del 51 por ciento de la demanda de gasolinas y 71 por ciento de la demanda de diésel, sin embargo, este último está lejos de cumplir con los estándares internacionales para mitigar las emisiones de partículas, por ello, con la entrada de los nuevos actores, la paraestatal podría verse rebasada ante la demanda de combustibles de contenido ultra bajo azufre (UBA).


En 2009, Pemex incumplió la norma NOM-086, al no poder distribuir diésel UBA, por ello, el El Poder del Consumidor demanda a la petrolera hacer pública la ruta crítica para la reconfiguración de las refinerías para que éstas puedan expandir su capacidad de refinación de gasolinas y diésel y estén en condiciones para la entrada de la competencia privada.

“Una vez que haya distribución de diésel UBA en todo el país, las armadoras procedan a equipar a los vehículos destinados al mercado interno con tecnología que no admitirán el uso de diésel a 500 ppm de azufre”, apunta la asociación.

Por lo anterior, la organización pide a Pemex y a la Comisión Reguladora de Energía presentar un calendario para la producción, introducción y distribución de este combustible en territorio nacional y establece el compromiso de las armadoras mexicanas de introducir los vehículos con la tecnología más avanzada disponible y menos contaminante en el mercado nacional.