Economía

Pasivos por pensiones presionan finanzas de estados: Moody’s

La firma calificadora internacional de riesgo crediticio detalla que los estados mexicanos muestran un amplio rango de pasivos que van desde 0.9% a 564% del total de ingresos.
Notimex
03 julio 2014 12:36 Última actualización 03 julio 2014 14:8
[En México, hay 7 millones de adultos mayores, de los cuales, alrededor de un millón 700 mil reciben pensión. / Bloomberg]  

El gasto en pensiones es creciente por que las contribuciones a sus planes de retiro son bajas, la edad de retiro es temprana y los niveles de beneficios son altos, detalló la calificadora[Foto: Bloomberg/Archivo]

Los pasivos de pensiones son un gasto creciente que ha comenzado a ejercer presión financiera en varios estados mexicanos, alertó Moody’s Investors Service.

En un reporte, la calificadora internacional de riesgo crediticio precisa que si bien por ahora estos pasivos son manejables, “pueden volverse insostenibles a falta de una reforma estructural”.

“Los pasivos por pensiones son un gasto creciente para muchos estados debido a que las contribuciones a sus planes son bajas, la edad de retiro es temprana y los niveles de beneficios son altos”, señala en un comunicado.


La evaluadora expone que, medido en comparación con los ingresos estatales, el nivel de carga que representan los pasivos por pensiones no fondeados varía entre estados.

La mediana del indicador de pasivos por pensiones no fondeados a ingresos de los estados es 104 por ciento, si se considera que 12 entidades calificadas tienen pasivos que superan el ciento por ciento de sus ingresos totales.

Sin embargo, los estados mexicanos muestran un amplio rango de pasivos de pensiones que van desde 0.9 por ciento a 564 por ciento del total de los ingresos.

La firma señala que los estados han tomado distintos enfoques para administrar sus pasivos por pensiones, debido a los pocos lineamientos federales para este tema, aunque en los últimos 20 años, 17 estados mexicanos han implementado reformas.

Estas reformas han incluido el incremento de contribuciones patronales, de los empleados y pensionados, la introducción de planes de contribución definida para nuevos empleados, el incremento de la edad de retiro y los años de servicio, y cambios en la fórmula para calcular los beneficios de pensiones.

Para la empresa calificadora, estas reformas ayudan a reducir la tasa a la que incrementan los pasivos y pueden comenzar a reducir los costos en el mediano a largo plazo.

“Sin embargo, debido a que las reformas aplican para las nuevas contrataciones o son de naturaleza progresiva, no tendrán un efecto material en el corto plazo para reducir los pasivos por pensiones no fondeados de los estados y, por ende, suman presión en las finanzas estatales”, advierte.

El logro de reformas estructurales adicionales, que son políticamente complicadas, será la clave para reducir el riesgo que representan los pasivos de pensiones en el mediano plazo, considera Moody’s.

Estima que las tendencias demográficas en México ayudarán a mitigar las presiones financieras, debido a que la mayor parte de la población mexicana es menor de 50 años y el número de trabajadores activos que contribuyen a los planes de pensiones en los estados supera, en promedio, el número de pensionados casi en ocho veces.

En contraste, en Canadá y Estados Unidos existe casi el mismo número de jubilados que de empleados activos, compara la empresa.