Economía

Pascal Lamy se despide de OMC y critica falta de acuerdos

10 febrero 2014 5:0 Última actualización 24 julio 2013 14:31

[Bloomberg] 


Reuters
 
GINEBRA.- Pascal Lamy se despidió el miércoles como director general de la Organización Mundial de Comercio, con críticas sobre la manera en que los 159 países miembros del organismo intentan -y usualmente no pueden- acordar nuevos pactos comerciales.

"Hay que mirar más allá de los propios intereses y ocuparse también de esta institución, como dueños y también como accionistas que son", declaró Lamy a embajadores comerciales en su discurso de despedida.

La OMC se encuentra en crisis porque no ha podido acordar cómo abrir el comercio global.

Negociaciones iniciadas en Doha en el 2001 se estancaron durante una década antes de que el organismo se conformara con un programa mucho menos ambicioso, que ahora sufre para terminar a tiempo para una reunión ministerial en diciembre en Bali.

"Creo que los críticos tienen razón cuando sugieren que la manera en la que conducimos las negociaciones multilaterales puede mejorarse", señaló Lamy, quien será sucedido por el brasileño Roberto Azevedo el 1 de septiembre.

Lamy ha presidido una expansión de la OMC a 11 naciones, pero el crecimiento económico de China y la crisis global dificultaron a los Gobiernos el manejo de los intereses creados y las concesiones necesarias para una reforma comercial.

El ex comisario de comercio de la Unión Europea, de 66 años, dijo que la OMC debería seguir el proceso utilizado en otros organismos internacionales y dejar al personal de la entidad proponer acuerdos comerciales, siendo los estados miembro responsables de establecer los objetivos iniciales y de firmar cualquier decisión final.

"Podría ahorrarse mucho tiempo", remarcó.

Críticos de la OMC se equivocaron al decir que la entidad se estaba volviendo irrelevante, pero tuvieron razón al cuestionar su credibilidad si no podía concretar una reforma comercial, indicó Lamy.

Expertos en comercio dicen que la ausencia de un acuerdo de la OMC está opacando el papel del organismo como árbitro comercial, en parte porque los Gobiernos están llevando adelante acuerdos bilaterales y regionales, como es el caso de la Sociedad Transatlántica de Comercio e Inversión entre Estados Unidos y la Unión Europea.

A medida que el reglamento comercial queda desactualizado, los Gobiernos también usan cada vez más vacíos legales para proteger sus economías, lo que atenta contra el propósito de la OMC.

Se ha rumorado que Lamy estaría cerca de obtener un cargo en el Gobierno francés del presidente Francois Hollande. Sin embargo, él no hizo insinuaciones sobre sus planes a futuro y solo dijo: "Es tiempo de que inicie otro ciclo de vida".