Economía

Pasan reservas de Banxico por periodo de baja acumulación

10 febrero 2014 4:57 Última actualización 24 julio 2013 5:28

[Carlos Morales/El Financiero]


 
 
Antonio Sandoval
 
 
Las reservas internacionales del Banco de México (Banxico) atraviesan este año por uno de sus periodos de menor acumulación desde que inició el ciclo de expansión hace 6 años, exceptuando 2009 cuando por la crisis subprime y todos sus efectos globales las reservas del mundo tuvieron un ajuste a la baja, incluyendo a México.
 

En lo que va del año, los activos del Banco Central mexicano acumulan un flujo de 3,402 millones de dólares, prácticamente 5 veces menos que lo registrado en el mismo periodo del año pasado.
 

Con lo anterior, se interrumpe un ciclo de fuerte expansión en las reservas; en 2010 el flujo acumulado fue de 12,031 millones de dólares, para 2011 subió a 19,217 millones mientras que en 2012 la cifra fue de 16,577.3 millones, existe un notable descenso en activos.
 

No obstante, el saldo promedio de las reservas en el año es de 166,027 millones de dólares, cifra que significa un incremento del 9.48% respecto del nivel promedio registrado un año antes.
 

En el presente año, los flujos al mercado mexicano se han estabilizado disminuyendo el ritmo de acumulación de reservas; otro factor importante es la valuación de las mismas, que durante el año reportan una minusvalía de casi 3,500 millones de dólares, a causa de los ajustes en los mercados de bonos globales, instrumentos en los que se invierte una parte importante de la reservas de Banxico.
 

Como consecuencia de la volatilidad financiera que se ha registrado en los últimos meses, los activos del Banxico experimentaron un descenso de mil 151.3 millones de dólares respecto de su nivel histórico vigente, que alcanzaron el 3 de mayo pasado en 168,145.1 millones.
 
 
Es importante recordar que a partir del 10 de mayo el peso inició un periodo de debilidad que causó una caída del 12.12% para la divisa mexicana tras pasar de 11.96 a 13.41 unidades en el mercado interbancario; el ajuste tuvo su origen en el recorte de los flujos de capital hacia México y el movimiento inicial de los bonos globales.
 
 
Con ese contexto terminó el primer semestre del año, mientras que en la segunda parte la tendencia de acumulación es más lenta todavía, podríamos ver uno de los segundos semestres más bajos de los últimos años.
 

Evidentemente, existe la posibilidad de que la acumulación se incremente, pero eso solamente se consolidará en caso de que sucedan dos cosas: primero que los mercados estén plenamente convencidos de que la política de estímulos monetarios de la Fed no se modificará durante el año en curso. Segundo, que la clase política empuje las reformas estructurales en tiempo récord, de manera que las expectativas para el año entrante se modifiquen sustancialmente y los flujos regresen con vigor al mercado mexicano.
 
 
Habría también que estar atentos al contexto global.