Economía

Pasa del 5o. al 2o. lugar la política fiscal como factor que puede obstruir a la economía

01 febrero 2014 10:7 Última actualización 08 diciembre 2013 20:54

 [La opinón de los especialistas al respecto se elevó del 2% al 17% entre noviembre de 2012 e igual mes de 2013: Encuesta Banxico / Bloomberg] 


 
Marvella Colín
 
El crecimiento de la economía mexicana se ve amenazado no sólo por la debilidad de la economía mundial, sino ahora también por la política fiscal que se está instrumentando y por la falta de fuerza del mercado interno.
Ello se refleja en la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, correspondiente a noviembre de 2013, realizada por el Banco de México (Banxico), en la cual se observa que por tercer mes consecutivo los analistas consideran que la política fiscal es el segundo factor más importante que podría obstaculizar el crecimiento económico del país en los próximos meses, pues un 17 por ciento de ellos afirmó lo anterior, frente a un 2 por ciento que lo había señalado en noviembre de 2012.
Ese considerable aumento de las percepciones negativas en torno a la reforma fiscal, coincide con algunas otras encuestas del sector privado y universidades en las que se destaca que dicha reforma no resolverá problemas estructurales.
Asimismo, el agotamiento en el mercado interno, que ni siquiera había figurado el año pasado, ahora se constituye en el tercer factor de presión para la economía, según lo señala un 12 por ciento de los especialistas económicos consultados por el Banxico.
También la ausencia de un cambio estructural en México permanece entre los principales factores que atoran el crecimiento de la economía, ya que un 10 por ciento de los encuestados opinó sobre tal necesidad, frente a un 15 por ciento que advirtió lo mismo el año pasado, cuando fue el tercer factor, aunque ahora es el cuarto más importante.
De hecho, la falta de un cambio estructural empata con el problema de la inseguridad pública en el cuarto lugar como hecho que obstruye, ya que un 10 por ciento de los especialistas opinó en tal sentido, de igual forma el año pasado un 15 por ciento señalaba esa problemática.
A la percepción de los especialistas se suma la del sector empresarial, el cual refleja un pesimismo en cuanto a la situación económica presente y futura del país, así como para realizar inversiones en el momento actual, de acuerdo con las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y del Banco de México.
La visión negativa del sector empresarial del país sobre la situación económica se ve reflejada en la caída de 0.85 puntos del Indicador de Confianza del Productor (ICP), el cual se ubicó en 50.8 puntos en noviembre pasado. Sin embargo, en términos anuales dicho índice observó un retroceso más drástico: de 5.1 puntos en comparación con el nivel de noviembre de 2012, acumulando así tres meses consecutivos a la baja.
 
Controversia por la reforma fiscal
 
Existe una fuerte controversia en torno de la reforma fiscal que entrará en vigor en enero próximo, son diversas las encuestas y opiniones que se han hecho al respecto.
Un ejemplo es un estudio reciente realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México (UVM), el cual revela que en la percepción de expertos analistas y de la población, la propuesta de reforma fiscal aprobada por el Congreso no contribuirá a mejorar la situación del país.
El estudio implicó la realización de una encuesta telefónica la cual deja ver que solamente un 71 por ciento de la población sabe que se aprobó una reforma fiscal, y de éste 71 por ciento, un 40 considera que al país le va a ir peor que antes con la misma. Mientras que 28 por ciento piensa que el rumbo del país seguirá igual y la minoría, un 23 por ciento, confía en que la reforma contribuirá a que al país le vaya mejor; finalmente, un 10 por ciento declaró no saber cuáles son las implicaciones de dicha reforma.
La encuesta aplicada entre expertos indica que "la reforma tendrá impactos económicos en el corto plazo que incluso pueden llevar a una etapa recesiva, pues no se incentiva el crecimiento ni se combate la informalidad".