Economía

Parlamento alemán aprueba extensión del rescate griego

En una cámara de 631 escaños, 542 legisladores alemanes votaron a favor de dar la "última oportunidad" a Grecia para que cumpla con sus obligaciones económicas. Hasta ahora, ha sido la mayoría más amplia en cualquier paquete de rescate de la Zona Euro.
Reuters
27 febrero 2015 14:22 Última actualización 27 febrero 2015 14:27
Grecia

No se trata de nuevos miles de millones para Grecia, ni de algún cambio al programa; más bien es dar tiempo adicional para terminar de manera exitosa el actual programa. (Reuters)

BERLÍN.- El Parlamento de Alemania aprobó hoy una extensión del rescate a Grecia después de que el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble -quien ha manifestado dudas respecto de si se puede o no confiar en Atenas- prometió que no permitirá que el país "chantajee" a sus socios de la Zona Euro.

Con 542 legisladores a favor, incluyendo a casi todos los miembros de la coalición de izquierda y derecha de la canciller Angela Merkel más los opositores Verdes, fue la mayoría más grande a favor de cualquier paquete de rescate de la zona euro hasta ahora en la cámara de 631 escaños.

También hubo 32 votaciones en contra y 13 abstenciones.


Sin embargo, 29 de los 32 votos en contra provinieron del Partido Demócrata Cristiano de Merkel y de su facción hermana, la Unión Demócrata Cristiana de Bavaria.

"Nosotros los alemanes deberíamos hacer todo para mantener a Europa unida tanto como podamos y juntarla una y otra vez", afirmó Schäuble, de 72 años, y que no esconde sus dudas sobre qué tanto se puede confiar en el primer ministro de izquierda griego, Alexis Tsipras, y en el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, para que cumplan reformas.

Al abordar el recelo público en Alemania respecto de hacer más concesiones a Grecia, Schäuble dijo que no estaba en riesgo una nueva ayuda financiera.

"No estamos hablando sobre nuevos miles de millones para Grecia, no estamos hablando sobre algún cambio a este programa; más bien es sobre dar u otorgar tiempo adicional para terminar exitosamente este programa", explicó, y agregó que la solidaridad entre miembros del bloque monetario "no significa que se puedan chantajear unos a otros".

El debate reflejó el recelo generalizado sobre otorgar a los griegos más tiempo y un sondeo esta semana mostró que sólo un 21 por ciento de los alemanes respalda la extensión del rescate a Grecia.

Aunque la extensión del rescate dará un alivio a los griegos, enfrentan un plazo final de abril para convencer a Alemania y a otros socios de la Zona Euro que son serios sobre su impulso de reformas.

Si eso falla, Atenas se quedaría sin dinero y probablemente provocaría una salida sin precedentes del bloque monetario.

El partido bávaro CSU, cercano a los Demócratas Cristianos de la canciller Angela Merkel, dijo que se había dado a Atenas una "última oportunidad" para cumplir con sus obligaciones económicas.

Los conservadores oficialistas alemanes no esconden su desprecio de lo que su líder en el Parlamento, Volker Kauder, ha llamado la conducta "tosca" del Gobierno griego.

Schäuble dijo a los legisladores en privado que los comentarios de Varoufakis reencendiendo ideas sobre un recorte de la deuda de su país ha afectado la solidaridad de la Unión Europea con Grecia.

Aunque la postura dura de Merkel y Schäuble hacia Grecia agrada a los votantes alemanes, la crisis de la Zona Euro ha creado espacio para un nuevo partido euroescéptico a la derecha de los Demócratas Cristianos.

El líder del partido Alternativa para Alemania, Bernd Lucke, quiere que Grecia sea expulsaba de la zona y dijo que extender el rescate era "una mala decisión para Alemania y para Grecia (...) porque la miseria económica continuará en Grecia".

Sin embargo, el jefe de Asuntos Financieros de la Comisión Europea, Pierre Moscovici, recordó a Berlín en una entrevista con una radio alemana justo antes del debate que permitir que cualquier país salga de la Zona Euro sólo planteará el interrogante "¿Quién será el próximo en salir?".