Economía

Para los inversionistas, Argentina deja de ser atractivo

12 febrero 2014 4:34 Última actualización 24 junio 2013 8:3

[Bloomberg] 


 
Bloomberg
 
El año de sequía en la venta de bonos al exterior hace que la participación de las empresas argentinas en el mercado de deuda de América Latina haya bajado a un nivel sin precedentes, debido a que las políticas de la presidente Cristina Fernández de Kirchner impiden su acceso al financiamiento de deuda.
 
El valor nominal de los pagarés en circulación de las compañías argentinas bajó a 10,900 millones de dólares (mdd), equiparable al 2.5% de los 313,500 millones de bonos empresariales, según datos que recopiló Bank of America, Argentina representó alrededor del 28% del mercado en su mejor momento, en 1999. Dicho valor nominal queda ahora muy rezagado respecto de los 157,300 mdd de Brasil, que en la actualidad representan el 47% del total, según indican los datos.
 
Las compañías de la segunda economía de Latinoamérica alcanzaron una marca sin precedentes de 409 días sin tomar créditos en el ámbito internacional, según datos que recopiló Bloomberg. La nacionalización de la mayor petrolera del país, dispuesta por Fernández, una disputa legal de una década con los acreedores “holdout” tras el impago de 2001 y los crecientes controles cambiarios incrementaron los costos crediticios para las compañías argentinas a 11.25%, o más del doble del promedio de los mercados emergentes.
 
“Argentina se ha autoacorralado”, dijo por teléfono desde Nueva York Enrique Álvarez, jefe de renta fija para América Latina de IdeaGlobal. “Hubo una enorme pérdida de oportunidad. Es consecuencia de lo que sucedió con el impago y de los aspectos incongruentes de las políticas que cerraron el acceso”.
 
Emisión de deuda
 
La participación de las compañías argentinas en el mercado de deuda empresarial de América Latina era mayor que la de Brasil antes de 2002, según datos de Bank of America que se remontan a 1998. En 2001, Argentina tenía el 23.7% del mercado, mientras que Brasil tenía el 14.4%. México representaba el 42%  de la deuda empresarial.
 
El total de deuda en circulación en el índice se decuplicó y llegó a 313,500 mdd, mientras que era de 35,100 mdd una década atrás, y creció más de 50% en los tres últimos años, cuando los emisores empresariales aprovecharon las tasas de interés en un bajo nivel récord en el mundo desarrollado.
 
Los mayores bonos en circulación de empresas argentinas son los 475 mdd de Pan American Energy SA, con vencimiento en 2021, y los de Industrias Metalúrgicas Pescarmona SA, por 390 mdd, con vencimiento en 2020, según Bank of America. Algunas empresas cuyos bonos se negociaban antes del impago y que no volvieron a tomar deuda en el exterior son Telecom Argentina, Disco y Acindar Industria Argentina de Aceros.
 
 
“Muy difícil”
 

Argentina sigue siendo una apuesta muy arriesgada para los inversionistas, lo que los impulsa a exigir mayor rendimiento por los bonos que emiten las empresas del país, según Jorge Piedrahita, máximo responsable ejecutivo de la agencia de operaciones Torino Capital LLC.
 
“Es muy difícil para las empresas emitir deuda a tasas de dos dígitos para financiar sus negocios”, dijo en entrevista telefónica desde Nueva York. “Las principales razones son las políticas del gobierno, la situación con los acreedores ‘holdouts’, y un deterioro general de la situación macroeconómica en el país”.