Economía

Padecen hambre al menos 27 millones de mexicanos

10 febrero 2014 4:19 Última actualización 16 octubre 2013 5:2

[Este miércoles se conmemora el Día Mundial de la Alimentación  / Cuartoscuro]


 
Héctor A. Chávez Maya
 

Junto con la pobreza la parte de la alimentación es un problema estructural, social y económico de México, donde al menos 27 millones de habitantes carecen de los recursos necesarios para la ingesta de alimentos, lo que representa un gran desafío para la actual administración que tiene que resolver diversos aspectos antes de plantear que ya se solucionó el problema, advirtió José Luis de la Cruz.
 
 
En entrevista, el director del Instituto de Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico, dijo que representa un gran avance que el gobierno federal haya reconocido que en México se tiene un problema de hambre; sin embargo, tiene que hacer más eficaz la aplicación de los programas de desarrollo social, pero al mismo tiempo crear programas productivos en las comunidades más pobres a fin de que se generen los ingresos suficientes para tener una buena alimentación.
 
 
Con motivo del Día Mundial de la Alimentación, que se conmemora este miércoles, comentó que en México el problema es grave si se considera que la gente no tiene el suficiente ingreso para poder comprar lo que requiere de alimentos.
 
 

La producción es insuficiente para garantizar que las personas tengan un acceso adecuado; y se tiene un problema de monopolio en el que 18 empresas controlan casi 20 por ciento del valor agregado del sector alimentos, además de que no se logra que con la importación de alimentos disminuyan los precios.
 
 
Consideró que la Cruzada Nacional contra el Hambre del gobierno federal necesita mejorar sustancialmente y plantearse metas más ambiciosas para cumplir con los objetivos de disminuir este problema.
 
 
Por separado, la directora de Save the Children, María Josefina Menéndez Carbajal, consideró que en la Cruzada se requieren reglas de aplicación diferenciadas y flexibles, así como mayor participación ciudadana.
 
 
Advirtió que pese al impulso de ese programa, el tema de la iniquidad se perfila como el más grande obstáculo para terminar con la pobreza extrema.