Economía

Opera en baja onza de oro; afecta alza del dólar

01 febrero 2014 3:35 Última actualización 07 enero 2014 11:29

[El convenio del oro para entrega en febrero cae 0.8 por ciento para colocarse en mil 227.60 dólares la onza./Bloomberg]


 
Efraín H. Mariano
 
Las cotizaciones del oro operan con registros negativos por segunda jornada consecutiva en el mercado de Nueva York, presionadas por la apreciación del dólar, mientras los fondos reacomodaban sus tenencias del metal precioso por inicios de año.
 
El convenio del oro para entrega en febrero cae 0.8 por ciento para colocarse en mil 227.60 dólares la onza, después de oscilaciones inusualmente fuertes en la semana anterior, cuando los precios cayeron 3 por ciento durante un período breve antes de recuperarse.
 
El avance del dólar por quinta sesión en seis sesiones contra la canasta de las seis principales divisas frena las cotizaciones del oro.
 
En el 2013, el contrato del oro en referencia experimentó una caída de 28 por ciento, su primer descenso anual desde el 2000 y el peor desde 1981, afectado por mejores expectativas económicas y por los planes de la Reserva Federal de Estados Unidos de reducir su fuerte política de alivio monetario.
 
Al respecto, los analistas reiteraron que con la mejora macroeconómica, los precios siguen pareciendo vulnerables a nuevas caídas con el comienzo de la reducción del estímulo monetario estadounidense a partir de enero, las posibilidades de un dólar más fuerte y una inflación baja.
 
A corto plazo, analistas dijeron que los precios podrían obtener algo de fuerza debido a compras por parte de fondos para equilibrar sus carteras, después de que la caída del año pasado redujera el valor del metal en relación a otros activos.
 
Ahora los operadores se centrarán en las nóminas no agrícolas de Estados Unidos y cifras del comercio el viernes en busca de pistas sobre la fortaleza de la recuperación económica.
 
Además se conocerán las minutas de la reunión de política monetaria de la Fed de diciembre, cuando el banco central decidió recortar las compras de bonos y que podrían hacer alusión a la intensidad de la reducción del estímulo monetario.