Economía

Es muy pronto para decir si devaluación del yuan fue intento por impulsar exportaciones: OCDE

El subsecretario general de la OCDE, Rintaro Tamaki, consideró prematuro pensar que la devaluación  del yuan haya apuntado a impulsar las exportaciones de China para fortalecer su crecimiento económico.
Reuters
07 septiembre 2015 9:48 Última actualización 07 septiembre 2015 10:31
China sacrificará reservas para respaldar al yuan. (Bloomberg)

China sacrificará reservas para respaldar al yuan. (Bloomberg)

TOKIO.- Un alto funcionario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) dijo este lunes que es demasiado pronto para interpretar las recientes devaluaciones del yuan como un intento por impulsar las exportaciones de China y apuntalar así su crecimiento económico.

El subsecretario general de la OCDE, Rintaro Tamaki, dijo en una conferencia de prensa en Tokio que la magnitud de las devaluaciones fue más bien pequeña como para que apuntaran a promover las exportaciones.

Un yuan más débil eleva el costo de las importaciones, lo que podría contrarrestar cualquier beneficio de un alza en las exportaciones dada la estructura económica de China, afirmó Tamaki, un exfuncionario cambiario de alto rango del Ministerio de Finanzas de Japón.

"En Japón, un yen débil también beneficia a los exportadores, pero provoca pérdidas en las empresas importadoras. En ese sentido, no es fácil para las divisas por sí solas hacer magia para aumentar las exportaciones de una vez", sostuvo.

"Es prematuro pensar que esa acción, adoptada para permitir que el yuan se mueva más en línea con el mercado, haya apuntado a hacer que China vuelva a ser una economía potenciada por las exportaciones", declaró.

China se encamina a su expansión económica más lenta en 25 años en 2015 y los mercados asiáticos han caído un 40 por ciento desde mediados de junio, provocando un desplome global de los mercados financieros.

Tamaki dijo que en vez de estar cautelosos sobre la desaceleración del crecimiento, se debería prestar más atención en si China puede o no realizar reformas estructurales para lograr un crecimiento económico estable y sostenible.

"Sería más preocupante si China sigue en un ritmo de crecimiento de un 11 por ciento", comentó.

"Los esfuerzos de China o el cambio de su economía está de cierta forma en línea con la dirección" hacia una economía orientada al consumo y la demanda interna, añadió.

Ministros de Finanzas del G-20 dijeron en su reunión de la semana pasada en Turquía que la devaluación del yuan en agosto y el desplome bursátil eran parte de un camino difícil hacia una economía más liberal.