Economía

Obreros, entre los grandes perdedores con la reforma

10 febrero 2014 4:9 Última actualización 24 octubre 2013 5:29

[Para los empresarios habrá un incremento de 8% en costos laborales / Cuartoscuro]


 
Isabel Becerril
 

El sector industrial del país advirtió que uno de los grandes perdedores con la reforma hacendaria será el sector obrero, debido a que no sólo se perjudican las prestaciones de los trabajadores, sino que al eliminarles se corre el riesgo de multiplicar los conflictos laborales, paralizar la creación de nuevas fuentes laborales y sobre todo perder competitividad.
 

Francisco Funtanet Mange, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), explicó a El Financiero, que se cambiaría la estructura de costos de las empresas y habría un aumento en los precios de los bienes y costos de los servicios.
 

Señaló que algunas deducciones aplicadas a las prestaciones de los trabajadores se van a reducir de 100 por ciento a un 50 por ciento en promedio, lo que significa que los vales, las pensiones complementarias y las utilidades, entre otros beneficios ya no tendrán esa prerrogativa.
 

Para los empresarios todos estos cambios significarán un incremento de 8 por ciento en sus costos laborales.
 

Explicó que todas estas prestaciones que los empresarios pagan, además de las cuotas obrero-patronales y los impuestos adyacentes, como el gravamen a la nómina es lo que se denomina estructura de costos y tendrá un impacto negativo para la planta fabril.
 

Funtanet Mange se ha dedicado en estos días a cabildear con los senadores para convencerlos a que amplíen el margen para deducir las prestaciones a los trabajadores.
 

En ese sentido ha pedido a los legisladores revalorar la aplicación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a los alimentos con alto contenido calórico, porque desde la perspectiva de los industriales afectados, este gravamen es desproporcionado, inequitativo y regresivo, además de que afecta en particular a los sectores de la población más vulnerable.
 

Aseveró que ese IEPS no tiene sustento técnico ni jurídico y beneficia a la economía informal y sus productos no etiquetados.
 

En el tema de las bebidas azucaradas, dijo que ha pedido a los senadores ajustar el tratamiento fiscal para no afectar a pequeñas empresas; “se ha propuesto realizar ajustes en temas de equidad y proporcionalidad, así como establecer cuotas ad valorem sobre contenido real de azúcar para incentivar la innovación”.
 

Respecto de la deducción inmediata de inversiones, propone ampliar el incentivo a todo tipo de inversiones, mientras que en los derechos de minería sugieren ajustar la tasa para mantener competitivo al sector: eliminar la sobre tasa de 0.5 por ciento en las ventas de oro y plata, y reducir a 5 por ciento el derecho especial.
 

Por lo que hace al sector automotor, destacó que el monto de deducibilidad en 130 mil pesos, no permite a las empresas contar con unidades seguras, porque un automóvil de ese precio no cuentan con bolsas de aire, por eso la propuesta de la industria es que se incremente el monto deducible para apoyar el merca do interno, planteó Funtanet.