Economía

Obama cena con republicanos en busca de pactos presupuestales

12 febrero 2014 5:17 Última actualización 06 marzo 2013 19:39

[Bloomberg] La agenda de la noche incluye un compromiso de reformas a programas federales. 


Notimex
 
Washington .- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, invitó a una cena hoy a unos 12 legisladores republicanos para buscar un acuerdo a fin de impedir más recortes automáticos y otros problemas presupuestales del país.
 
La agenda esta noche incluye un compromiso de reformas a programas federales y una disminución de las tasas de impuestos, así como el cierre de vacíos legales que podrían conducir a un desmantelamiento de llamado "secuestro al presupuesto".
 
Obama convocó a los senadores John McCain, Lindsey Graham, Saxby Chamblis, Kelly Ayitrte, Dan Coats, Tom Coburn, Richard Burr, Mike Johanns, Pat Toomey, John Hoeven, entre otros, al lujoso hotel Jefferson a pocas distancia de la Casa Blanca.
 
"Necesitamos detener la campaña. La elección ya terminó. Si nunca hablamos unos a otros, sé exactamente lo que va a pasar. Este país se va a caer", señaló el senador Graham antes del encuentro.
 
El legislador por Carolina del Norte aseguró que la cita con el presidente no corresponde a un "divide y vencerás".
 
Aludió a John Boehner y Mitch McConnell, los líderes de su partido no invitados. "Creo que él (Obama) habla mucho con los hombres del liderazgo. Esto no es para remplazar a nadie".
 
A su vez, el senador John Thune, dijo que para los republicanos la convocatoria evidencia que Obama resultó políticamente afectado con su estrategia de explicar en varias plazas los efectos de los recortes automáticos que calificó de "tácticas de intimidación".
 
Recordó que Obama perdió siete puntos porcentuales en las encuestas de aprobación a su trabajo. "Creo que esto tuvo que ver con la manera en que manejó esto", remarcó.
 
Hasta ahora, todas las negociaciones entre el Congreso y la Casa Blanca han terminando en un estancamiento sin soluciones mientras diferentes agencias gubernamentales tendrán que recortar el gasto a través de la cesantía temporal o definitiva de empleados.
 
La Casa Blanca anunció que a partir de este miércoles las visitas del público a la residencia presidencial se cancelarán indefinidamente debido a los ajustes presupuestales.
 
La medida fue calificada por voces republicanas como "infantil y deshonesta".