Economía
entrevista
Nathaniel Sillin, director global de Educación Financiera de Visa

“Nunca es demasiado temprano para tener educación financiera”

Para Nathaniel Sillin, la educación financiera puede aprenderse desde temprana edad a través de los padres, que pueden enseñar métodos sencillos de ahorro y de las escuelas, en donde puede ser enseñada como materia independiente.
Jeanette Leyva
04 noviembre 2015 22:35 Última actualización 05 noviembre 2015 9:48
Nathaniel Sillin

La educación financiera puede enseñarse en las escuelas como materia, afirmí el director Global de Educación Financiera de Visa. (Braulio Tenorio)

Los países emergentes y desarrollados tienen el desafío común de fomentar la educación financiera entre su población, ya que esto quizás podría evitar la próxima gran crisis internacional.

Nathaniel Sillin, director Global de Educación Financiera de Visa, en entrevista con El Financiero consideró que es necesario que a los niños se les inculque temas de educación financiera, como es el ahorrar y aprender el valor del dinero, quizás en diferentes monedas, lo cual debe empezar en casa.

Sin embargo, reconoció hablar de dinero en muchas culturas es un tabú, e incluso los padres se avergüenzan de su propio conocimiento o situación financiera, “no se habla de eso en el hogar, seas pobre o rico”.

___¿Cuál es la importancia de contar con una estrategia global de educación financiera, en donde participen también los bancos que son sus socios?
___ A nivel global es increíblemente importante. Visa viene haciendo educación financiera desde hace 20 años y ya tenemos programas en 40 países, y en 15 idiomas diferentes.

Para nosotros, la urgencia de contar con una estrategia nacional y global de educación financiera es porque los consumidores educados son mejores consumidores. Y contar con una población educada es crítico para que la población sea saludable financieramente. Nuestro negocio depende de los consumidores saludables.

Nos asociamos con los bancos y nuestra relación con los consumidores es a través de ellos, y como nuestra relación con los consumidores depende de los bancos es importante que contemos con una relación fuerte con los bancos. Pero la educación financiera es importante para nosotros como negocio porque si no tenemos consumidores saludables, los consumidores no harán pagos con tarjetas ya que no están en la situación correcta para hacerlo.

En México se realizaron acciones más atractivas para promover educación financiera, no tan de salón. Más accesibles en un lenguaje más didáctico

___ En su experiencia, ¿los consumidores de países desarrollados tienen más información financiera que los de emergentes?
___ Tienen desafíos diferentes. En países emergentes los consumidores cuentan con menos productos disponibles entonces la educación se concentra en las cuestiones básicas. En países más desarrollados hay mucha cantidad de productos y es muy sencillo acceder al crédito y a los productos.

Y eso ahora se ve en América Latina, a medida que los países se desarrollan, la facilidad de acceso a los productos disponibles también aumenta. Entonces el desafío no se concentra en educación básica sobre el sistema financiero, ahorros y presupuesto; incluso hay consumidores jóvenes de 18 a 25 años que ya están en problemas financieros porque tuvieron acceso a productos desde una edad temprana, a diferencia de los países en vías de desarrollo, donde no cuentan con ese acceso. Entonces el desafío es un poco diferente.

En los países más desarrollados es posible que personas de 17, 18 o 19 años ya tengan problemas financieros, mal historial crediticio o en deudas y sin ningún tipo de educación. Entonces el desafío de educación es un poco diferente pero en ambos casos es necesario que se cuente con ella.

___¿Sería necesario que se obligue a las personas a recibir un curso básico de educación financiera antes de otorgarle su primer producto financiero como una tarjeta de crédito?
___ Es una pregunta muy difícil, porque se trata de regular o requerir u obligar a la educación, y eso genera mucha controversia en si está bien o no exigir esa educación. Nuestra postura es que, independientemente de que las instituciones elijan hacerlo, nosotros consideramos que es lo correcto y que es muy importante.

Por eso Visa tiene un gran compromiso con brindar programas de educación financiera, además de asociarse con instituciones financieras, gobiernos, bancos y agencias de defensa al consumidor en todo el mundo. También nos asociamos con los bancos centrales, agencias reguladoras, y en algunos lugares con comercios.
Las instituciones financieras se resisten a que las obliguen a exigir un nivel de educación antes de poder otorgarle un crédito o préstamo a una persona.

___¿Está de acuerdo con qué el mejor camino podría ser como se está planteando en México, que pudiera iniciarse en las escuelas, en los planes de estudio básicos?
___Por supuesto. Un par de cosas: primero, nunca es demasiado temprano para comenzar. Se puede tener 4 o 5 años de edad y aprender a contar monedas en diferentes divisas, para aprender el valor del dinero desde muy pequeño. Los padres le pueden enseñar a ahorrar a los niños cuando tienen 5 o 6 años, la importancia de tener una alcancía. Buscar los momentos de oportunidad que los padres tienen para enseñarles a sus hijos.

Pero la mejor manera de hacerlo es en las escuelas, como parte de lo que se aprende en la escuela, ya sea como materia independiente o como parte de matemáticas o lengua. Nosotros enfocamos la mayor parte de nuestros programas a niños en edad escolar. Si analizamos todo lo que Visa hace a nivel global, quizá el 75 por ciento de los programas están orientados a edades que van de los 5 o 6 a los 20 años, la universidad.