Economía

Nuevas reglas abren ventana a
biocombustibles

El mercado de biocombustibles en el país está en una etapa básica debido a la prohibición que había en la utilización de etanol, combustible que están a punto de comenzar a producir para Pemex.
Álvaro Montero
27 octubre 2016 22:27 Última actualización 28 octubre 2016 5:0
Etanol. (tierrafertil.com.mx)

Estados Unidos y Brasil son los mayores consumidores de etanol en el mundo. (tierrafertil.com.mx)

En México la producción de biocombustibles aún está en etapa de aceptación, en un mercado gobernado por la gasolina y los productos derivados del petróleo que tienen mayor auge, debido principalmente a la monopolización de la producción y comercialización que hasta hace poco Pemex conservaba.

Hoy, las opciones se amplían a otros proveedores, después de la Reforma Energética que autorizó a terceros a distribuir y vender gasolina, pero lo interesante nació hace ocho años con la Ley de Desarrollo y Promoción de los Combustibles que aún no ha sido explotada para beneficio de los consumidores mexicanos, y que autoriza la producción de biocombustibles.

Sin embargo, el único comprador de este tipo de energía es Pemex, a razón de ello, las posibilidades de producirlo, aunque se dio luz verde a la ley desde 2008, no había a quién vender este insumo.

aceptacion28

Aunque con las nuevas reglas hay un mayor interés.

SORGO, LA FUERTE

Benito López Martínez, director general de Bioenergéticos Mexicanos, señaló que el mercado está en una etapa básica debido a la prohibición que existía en el uso de etanol, combustible que están a punto de comenzar a producir para Pemex.

Con una producción por arriba de los dos millones de toneladas de sorgo en Tamaulipas por año, que es el grano que utilizarán para la obtención de etanol, ya que a base de maíz está prohibido en nuestro país y siendo ellos los mayores productores con el 40 por ciento del total de lo que México produce, se lanzarán al mercado de los biocombustibles.

La necesidad nace de mejorar el ambiente, y también de hacer liquidez con el sorgo producido que hay veces que se queda guardado hasta un año, esto porque el grano es usado para la industria pecuaria, es decir, como alimento de ganado.

Lo anterior conlleva a que se les compre sólo en el momento que el ganadero necesite el producto, ya que ellos carecen de la idea de almacenar, es mejor adquirirlo en el instante que se necesita, explicó López Martínez.

AMPLIO PANORAMA

Refiriéndose al uso de etanol, el empresario remarcó que Estados Unidos y Brasil son los mayores consumidores del mundo y que tienen un amplio mercado de uso del producto.

Hoy en día, los únicos autos que usan etanol 100 por ciento, son los Fórmula Uno, que es puro, pero en Estados Unidos usan el E85, que es 85 por ciento etanol y 15 por ciento gasolina, con lo que dan mayor rendimiento a los autos con gasolinas 100 por ciento de petróleo y a un menor precio, por lo que gana, el productor y el consumidor.

López comenta que de una tonelada de sorgo, se puede producir 400 litros de etanol, y ya que se puede alcanzar cosechas de 2 millones hasta 3 millones de toneladas actualmente en su región, se podría obtener una producción de entre 800 millones a 120 millones de litros anualmente.

Con esta producción, se podrían llenar 2.67 millones de tanques de 45 litros, medida casi estándar en los depósitos de combustible de los autos compactos y subcompactos.

En el mercado de Chicago, un galón de etanol cotiza en alrededor del 1.50 dólares, de acuerdo con datos de Bloomberg.

ESTABILIDAD DE PRECIOS

Una de las ventajas de elaborar etanol con sorgo es que tiende a tener poca actividad financiera, es decir, no fluctúa como el maíz y la caña de azúcar, lo que equivale a que en épocas de precios altos en los biocombustibles podrían aumentar las ganancias.

El etanol tiene un gran mercado, los usos no sólo quedan como un sustituto de gasolina, se extienden más allá al de un combustible, indicó López Martínez.

“Además de su uso como combustible y aditivo oxigenante de las gasolinas que reduce emisiones contaminantes al aumentar el octanaje baja los costos (para el consumidor), además, reduce gases de efecto invernadero (GEI), el etanol se utiliza en la fabricación de bebidas alcohólicas, pinturas, desinfectantes, plásticos biodegradables y es vehículo para medicamentos”, dijo.