No renunciaría a la Fed ni aunque Trump me lo pidiera: Powell
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No renunciaría a la Fed ni aunque Trump me lo pidiera: Powell

COMPARTIR

···

No renunciaría a la Fed ni aunque Trump me lo pidiera: Powell

Antes los rumores sobre su posible salida, el líder de la Reserva Federal disipó las dudas y dejó claro que no ha recibido información de la Casa Blanca al respecto.

04/01/2019
Actualización 04/01/2019 - 11:39
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, aseguró este viernes que no ha recibido ninguna comunicación directa de la Casa Blanca sobre su desempeño laboral, y precisó que no renunciaría ni aunque se lo pidiera el presidente Donald Trump.

El mandatario, que eligió a Powell para dirigir la Fed hace casi un año, ha criticado en reiteradas ocasiones tanto su labor como la del Banco Central, acusándolos de dañar a la economía al subir las tasas. A finales de diciembre del año pasado, fuentes consultadas por Bloomberg plantearon la posibilidad del despido del funcionario.

El líder de la Reserva Federal declaró que no tiene reuniones previstas con Trump.

En su discurso ante la American Economic Association, Powell también intentó calmar a los mercados financieros preocupados por la desaceleración económica en Estados Unidos, asegurando que, aunque el impulso es sólido, la institución será sensible a los riesgos bajistas.

Los tranquilizadores comentarios de Powell -quien habló tras meses de volatilidad en los mercados financieros mundiales y horas después de que un informe mensual de empleo sugiriera que la economía estadounidense sigue siendo sólida- inicialmente hicieron subir los índices bursátiles.

"Particularmente con las lecturas de inflación estables que hemos visto, seremos pacientes mientras vemos cómo evoluciona la economía", dijo, agregando que la Fed no está en una senda predeterminada de alzas de tasas de interés e insinuando que podría hacer una pausa en su proceso de ajuste, como en 2016.

"Siempre estamos preparados para cambiar la posición en política y hacerlo de forma de significativa" si es necesario, agregó Powell en un panel del que también participaron los expresidentes de la Fed, Janet Yellen y Ben Bernanke.

Respecto a las turbulencias recientes en los mercados, Powell señaló que "solo diré que estamos escuchando atentamente eso (...) Escuchando con sensibilidad el mensaje que los mercados están enviando y vamos a tener en cuenta los riesgos negativos a medida que avanzamos con la política monetaria".

Los empleadores en Estados Unidos contrataron en diciembre a la mayor cantidad de trabajadores en 10 meses y elevaron los salarios, lo que podría disipar temores sobre la salud de la economía que han agitado a los mercados financieros.

Powell expuso que el informe de empleos de diciembre fue "muy sólido" y aseguró que los datos de Estados Unidos parecen "estar en camino de mantener un buen impulso en el nuevo año".

La Fed de Powell subió las tasas cuatro veces el año pasado y las proyecciones de su reunión del 19 de diciembre muestran que los funcionarios esperan dos aumentos más en 2019.

La caída de los precios de las acciones, la debilidad en el exterior y los datos económicos mixtos en el país provocaron llamados a la Fed para que suspenda las alzas, pero el mercado laboral estadounidense sigue sólido.

Powell y sus colegas en el Banco Central estadounidense están sopesando señales contradictorias sobre la economía estadounidense, para garantizar que la Fed cumpla su mandato por el Congreso de una inflación baja y estable, y empleo pleno a largo plazo.

Los mercados han girado en los últimos meses y los indicadores de fabricación se han desacelerado a medida que se debilita el crecimiento mundial y la disputa comercial entre EU y China profundiza la incertidumbre.

Los índices de opinión de los consumidores también han comenzado a debilitarse, y las cifras de vivienda mostraron una desaceleración durante gran parte de 2018.

A pesar de ese panorama sombrío, la Reserva Federal ha estado cerca de lograr su objetivo de inflación de 2 por ciento.

Las ganancias de los precios se mantuvieron cerca de esa meta durante gran parte de 2018, aunque el índice preferido del Banco Central bajó a 1.8 por ciento en noviembre.

Con información de Bloomberg.