Economía

Negociación entre EU y Cuba, clave para energía

Un acuerdo de yacimientos transfronterizos como el de la frontera marítima del Golfo de México es una de las opciones que, de acuerdo a especialistas, pudiera concretarse al momento en que Canadá, Estados Unidos y México incorporen a Cuba en la seguridad energética regional.
Sergio Meana
25 diciembre 2014 19:49 Última actualización 26 diciembre 2014 5:5
Cuba

El acercamiento entre Cuba y EU abre la puerta para negociar las fronteras marítimas entre ambas naciones y México. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La reanudación de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos brinda una nueva oportunidad para garantizar la seguridad energética regional de América del Norte, anticiparon especialistas.

El acercamiento entre Estados Unidos y Cuba –anunciado el pasado 17 de diciembre por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro–, abrió la puerta para negociar la frontera marítima que comparten ambos países con México y que tendría importantes yacimientos petroleros.

“Es una posibilidad en donde Canadá, Estados Unidos y México podrían salir ganando, incorporar eventualmente a Cuba en la seguridad energética regional debería verse como una opción de conveniencia económica y energética”, indicó Carlos Huerta, especialista en temas energéticos, financieros y presupuestales.


Una opción es llevar a cabo un acuerdo de yacimientos transfronterizos como el que hoy está vigente con Estados Unidos en la frontera marítima del Golfo de México.

La zona en la frontera marítima no resuelta, consta de aproximadamente 20 mil kilómetros cuadrados, y no ha sido explorada debido a la falta de acuerdos entre los tres países, por lo que también se desconocen las reservas posibles de hidrocarburos y su relación con campos explotados en zonas aledañas.

Pese a que Cuba tiene abierto su subsector de hidrocarburos desde hace más de dos décadas, la escasa o nula relación económica y política por décadas con Estados Unidos no le han permitido a la isla desarrollar inversiones en materia petrolera, ni en la cuantía ni en la velocidad requerida, advirtió el experto.

Cuba consume cerca de 180 mil barriles diarios de aceite; poco más de 40 por ciento es producido por la isla y el resto es importado de Venezuela a cambio de la prestación de servicios médicos y de desarrollo social que proporciona el gobierno cubano.

“El potencial se encuentra en las aguas profundas y ultra profundas. La exploración comenzó hace poco más de un lustro en esta área y se hace por medio de contratos de producción compartida con empresas extranjeras”, precisó Huerta.