Economía

FMI le da a EU la 'receta' para seguir creciendo

El Fondo Monetario Internacional pronostica que el crecimiento de EU mantendrá un crecimiento los próximos dos años, pero advierte que su economía podría perder impulso si no desarrollan reformas en materia de migración y bienestar social.
Leticia Hernández 
27 julio 2017 17:15 Última actualización 27 julio 2017 19:22
Etiquetas
FMI

FMI (Shutterstock)

La economía estadounidense se desacelerará en los próximos cinco años, según estimados del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Si bien anticipa un crecimiento de 2.1 por ciento este año y el próximo apoyado en el consumo y un repunte en la inversión, a partir de 2019 perderá tracción la economía y su PIB crecerá a tasas de 1.7 por ciento hacia el 2021 y 2022 si no implementa un paquete de reformas.

Al concluir el análisis sobre Estados Unidos, conocido como la Consulta del Artículo IV, el equipo del organismo internacional señaló que hoy los indicadores del mercado laboral sugieren que la economía podría estar en pleno empleo; la inflación se ha mantenido moderada y los indicadores salariales han mostrado cierta aceleración.

Sin embargo, las perspectivas favorables a corto plazo están empañadas por importantes desafíos de mediano plazo, como el aumento de la deuda pública, el crecimiento potencial por debajo de los promedios históricos, la disminución de la participación en la fuerza laboral y el crecimiento de los ingresos que no se comparten ampliamente.

Entre las recomendaciones del organismo internacional a Estados Unidos destaca la construcción de un sistema fiscal más eficiente; establecer un sistema regulador más eficaz; aumentar el gasto en infraestructura; mejorar la educación y desarrollo de habilidades; fortalecer la cobertura de salud al tiempo que debe contener los costos.

El FMI también instó al gobierno estadounidense a mantener un régimen de comercio e inversión libre, justo y mutuamente beneficioso; y reformar los sistemas de inmigración y bienestar social.

Este paquete de reformas podría elevar la productividad, la oferta de mano de obra y la inversión y, en última instancia, mejorar los niveles de vida.

Aunque el equipo que desarrolló la consulta consideró como saludable al sistema financiero en general, recomendaron vigilar atentamente crecientes vulnerabilidades en los mercados de crédito de las empresas y de los hogares y aplicar las restantes recomendaciones del Programa de Evaluación del Sector Financiero para 2015.

Reconocieron que desde la crisis financiera mundial se han logrado importantes avances en el fortalecimiento de la estructura de supervisión financiera y aceptaron que algunos aspectos del sistema pueden ser ajustados y la estructura regulatoria simplificada, como ha sido propuesto por la administración del presidente Trump. Sin embargo, enfatizaron que el enfoque actual de la regulación, supervisión y resolución basado en el riesgo debería preservarse para salvaguardar la estabilidad financiera y al mismo tiempo facilitar el crecimiento económico.

A largo plazo y a pesar de la expansión en curso, Estados Unidos se enfrenta a fuerzas que pueden influir en las perspectivas de ganancias continuas en el bienestar económico, señala el reporte.

Cambios estructurales produciéndose en múltiples frentes, incluido el cambio tecnológico que está reformando al mercado laboral, el bajo crecimiento de la productividad, el aumento de las primas de cualificaciones y el envejecimiento de la población.

“Si no se controlan, estas fuerzas continuarán arrastrando tanto el crecimiento potencial como el real, disminuirán las ganancias en los niveles de vida y empeorarán la pobreza”, advierte el FMI.

La consulta hecha por el organismo se centró en las políticas necesarias para aumentar la productividad y la participación en la fuerza de trabajo, reducir la pobreza y la polarización de los ingresos y ayudar a restablecer la adaptabilidad y el dinamismo de la economía.