Economía

Necesario sumar mujeres rurales a proyectos energéticos: especialista

Debido a que en México hay más de tres millones de mujeres
en el medio rural integradas a la producción de bienes y servicios, 
Carlos Sandoval Miranda, director general del Centro Multidisciplinario de Innovación Tecnológica, indicó que pueden sumarse a los proyectos que vendrán con la reforma energética.
Notimex
15 octubre 2014 17:20 Última actualización 15 octubre 2014 17:20
Campesina

En México hay más de tres millones de mujeres en la zona rural que se han integrado a la producción de bienes y servicios del mercado local. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Es necesario hacer un diagnóstico entre las empresas rurales para que se sumen a los proyectos que vendrán con la reforma energética, señaló Carlos Sandoval Miranda, director general del Centro Multidisciplinario de Innovación Tecnológica.

De tal forma, consideró indispensable elaborar un Diagnóstico Nacional de la Mujer Empresaria Rural, ante la existencia de más de tres millones de mujeres del medio rural que participan en la producción de bienes y servicios para el mercado local.

En el marco del Día Internacional de las Mujeres Rurales, dijo que dicha cantidad representa 15.4 por ciento de la población femenina económicamente activa, por lo que es importante sumarlas a los procesos de producción del país.


“Si hablamos de una reforma energética, debe existir un conocimiento y reconocimiento de habilidades a través de un diagnóstico del nivel de escolaridad de la mujer, de habilidades y de impulso a proyectos varios, a fin de reducir la migración hacia las grandes ciudades”, apuntó.

Recordó que de acuerdo con cifras del INEGI, este año el monto de población femenina del ámbito rural equivale a 22.8 por ciento de las mujeres, mientras que en 2010 se reportaron 28.1 millones de hogares, de los cuales, 6.1 millones se ubicaron en localidades rurales.

Por ello, insistió en reconocer que existe una problemática con la mujer rural, porque en ocasiones el hombre abandona su lugar de origen, le deja el cuidado de los pequeños y de la tierra, lo que provoca una menor productividad en los cultivos.

Aseguró que esta situación se debe al desconocimiento de que la edad promedio de las personas en el medio rural, poseedores de la tierra, es de 65 años, “lo que origina un campo abandonado y gente en franca decadencia desde el punto de vista de la producción”.

Indicó que ante esto, la mujer demuestra que es eficiente administradora de recursos y una persona con gran responsabilidad en cuanto al pago, por lo que es viable su incursión en el ámbito empresarial.