Economía

Necesario fortalecer macroeconomía ante lento consumo interno: CEESP

Para poder enfrentar mejor la volatilidad de los mercados financieros, es fundamental fortalecer la estabilidad macroeconómica del país para lograr mayor crecimiento económico del país, señaló el CEESP.
Leticia Hernández Morón
10 julio 2016 16:21 Última actualización 11 julio 2016 5:0
dinero

(Bloomberg)

Con una posibilidad más alta de una inflación a la alza debido a los recientes incrementos en precios de energía y electricidad aunado al efecto de la depreciación del peso frente al dólar, es fundamental fortalecer la estabilidad macroeconómica para lograr un mayor ritmo de crecimiento de la economía, señaló el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP). 

Tras advertir que la coyuntura parece indicar que en lo que resta del año y el próximo, la actividad económica del país seguirá aletargada, el CEEPS indicó que esto es necesario para poder enfrentar en mejores condiciones el entorno de debilidad mundial y volatilidad de los mercados financieros, 

El alza en precios de gasolinas y electricidad para el sector industrial y comercial se traducen en mayores costos para las empresa, lo que aunado al efecto del tipo de cambio, hacen probable ajustes en los precios al consumidor de tal manera que la inflación podría retomar niveles arriba del 3 por ciento mermando la ganancia que ha tenido el salario real, señala el organismo en su reporte semanal sobre la economía del país.

“Es indispensable fortalecer las variables que han sido determinantes de la estabilidad macroeconómica. La salud de las finanzas públicas que se refleje en un superávit primario; reducir el desequilibrio de las cuentas externas y cuidar el poder adquisitivo son tareas fundamentales para que la economía mexicana pueda hacer frente de la mejor manera posible el entorno de debilidad mundial y de volatilidad de los mercados financieros”.

El mercado interno, que ha sido el origen principal del avance de la economía, muestras señales de una moderación y por ende, de su incidencia en el PIB. Dada la coyuntura de debilidad mundial y medidas recientes, el acelerar el ritmo de la economía podría tardar más de lo previsto.

La decisión del Banco de México de subir las tasas de interés, si bien envió buenas señales a los mercados, su efecto sobre la volatilidad del tipo de cambio fue reducida, ya que la moneda mexicana se mantiene muy cerca de los 19 pesos por dólar. Además, esta medida puede tener una incidencia negativa en la evolución del financiamiento al consumo, que ha sido uno de los factores con incidencia importante en la evolución del consumo, así como en el costo financiero de la deuda.

Los recortes anunciados, con los que se tiene previsto reducir el déficit del sector público, e incluso lograr un superávit primario de 0.2 por ciento para el 2017 no son suficientes según advierte el CEESP ya que para que la deuda ya no crezca como porcentaje del producto es necesario un superávit primario de aproximadamente entre 1.3 por ciento y 1.5 por ciento del PIB.

Para lograrlo, además de recortes al gasto y fortalecer las fuentes de recursos recurrentes del sector público, que hasta el momento los ingresos tributarios ya representan 13 por ciento del PIB, más de cuatro puntos porcentuales que en 2012, es necesario un mayor ritmo de crecimiento de la economía en su conjunto.