Economía

Uso de reaseguradoras cautivas, necesario en
el país: expertos

Las reaseguradoras cautivas son creadas por empresas para transferir y retener parte de sus propios riesgos; especialistas señalan que esta figura debe ser más aprovechada, puesto que generan mayor transparencia y son una forma responsable para administrar riesgos y preservar capital.
Yuridia Torres
30 noviembre 2014 23:26 Última actualización 01 diciembre 2014 5:5
Etiquetas
[Lloyds debe vender las filiales, a las que rebautizó como TSB/Bloomberg] 

Lloyd's es una reaseguradora que ha recibido permiso para instalar centro de operaciones en el país.  (Archivo El Financiero)

CIUDAD DE MÉXICO.- En México los corporativos y el gobierno deberían explorar la manera de autoasegurar ciertos riesgos, creando una “reaseguradora cautiva” donde retengan riesgo, acumulen capital y puedan transparentar costos, afirman especialistas del sector.

En el país se estima que alrededor de 40 compañías, entre ellas empresas públicas, tienen una reaseguradora cautiva en el extranjero. Pemex, América Móvil, Banco Azteca e Industrias Peñoles, son algunos de los corporativos nacionales que tienen su propia reaseguradora en el extranjero.

Los grupos internacionales que también operan este instrumento de transferencia de riesgos son Coca-Cola, Walmart, Repsol y Shell, por mencionar algunos. Se estima que más de 90 por ciento de las empresas que forman el índice de Standard & Poor’s operan sus riesgos a través de sus propias reaseguradoras cautivas.

Una reaseguradora cautiva es creada por un corporativo para transferir y retener parte de sus propios riesgos, los cuales se ceden a través de una aseguradora nacional, es decir, la empresa contrata protección con una compañía nacional y está a su vez se tiene que reasegurar con la cautiva constituida por su cliente.


Estos instrumentos permiten al cliente participar en la suscripción de su riesgo, además brindan mayor estabilidad en los costos de los seguros; ante los ciclos de mercados blandos o duros, una cautiva puede nivelar la posición de riesgo del grupo al que pertenece, además las reservas que con el tiempo se acumulan en las cautivas son invertidas y permiten la realización de ganancias adicionales, según especialistas.

POTENCIAL DE MÉXICO

Este año cuando se realizó la “Bermuda Captive Conference”, reunión anual organizada por la Asociación de Propietarios de Cautivas de Bermuda, país considerado como el domicilio principal en el mundo para el establecimiento de estas empresas, se analizó el potencial que México tiene para que los empresarios analicen la creación de estas reaseguradoras.

Para Gabriel Holschneider Osuna, presidente de la consultoría Mexicana Rainmaker Group, un corporativo conoce mejor su perfil de riesgo que un suscriptor ajeno a la operación del negocio, así pues, el empresario sabe cuáles son los riesgos a los que se encuentra expuesto y qué tipo de protección necesita; con un debido análisis de factibilidad y con acompañamiento estadístico-actuarial un empresario o un gobierno pueden tomar mejores decisiones sobre el manejo de su riesgo.

Adicionalmente, en muchos casos los balances de los corporativos y por supuesto el del gobierno son mas robustos que los de muchas aseguradoras, por lo tanto dichos grupos debiesen buscar la protección directa de los mercados de reaseguro y la manera legal de hacer esto es a través de una cautiva.

SANA PRÁCTICA

El presidente de Rainmaker Group enfatizó que a pesar de la presión en contra de algunos grupos de interés, en México se tiene que aprovechar más esta figura pues es una sana práctica que genera transparencia, tanto para los grandes corporativos como para ciertas dependencias del sector público. Las cautivas son una manera más sofisticada y responsable para administrar riesgos y preservar capital, señaló Holschneider.

Una de las ventajas que tienen las reaseguradoras cautivas es que participan de las ganancias de las primas, y al ser entidades reguladas cuentan siempre con el debido capital y/o respaldo financiero para igualmente hacer frente a reclamaciones y siniestros cuando éstos se presentan.

Pablo Crain, vicepresidente de Swiss Re, empresa que actúa como retrocesionaria de las reaseguradoras cautivas, destacó que las empresas mexicanas deben considerar este mecanismo como una manera de protección.

“Lo que estamos viendo es que muchos corporativos están sujetos a crecimientos interesantes, están expandiéndose y con eso van creciendo sus riesgos, por lo que necesitan una mejor administración de éstos”, comentó Crain.

El directivo de Swiss Re destacó que en este país existen diversas compañías que ya crearon sus reaseguradoras cautivas y enfatizó que esto es considerado una mejor-práctica a nivel mundial.

“El que se esté hablando de este instrumento de protección es una señal de que las corporaciones han llegado a cierta madurez. Una cautiva es una inversión en el riesgo, que permite definir qué nivel de retención de riesgo se quiere, con cuánto se queda en la empresa, eso habla de una sofisticación en conocimiento que va más allá de sólo pagar una prima”, enfatizó.

Agregó que se estima que en el mundo operan alrededor de 7 mil reaseguradoras cautivas.

Por su parte, Juan Carlos Sánchez, director general de AON Benfield México, destacó que del total de reaseguradoras cautivas que existen, alrededor de 200 pertenecen a empresas de América Latina.
Comentó que aún son pocas las cautivas registradas en la región pero, por lo menos México se encuentra en un buen momento para analizar este instrumento de transferencia de riesgos.

“En México existen empresas globales que tienen operaciones en todo el país y en diversas partes del mundo, lo que hace una cautiva es una fase mas avanzada de la administración de riesgos”, destacó.

El también presidente de la Asociación Mexicana de Intermediarios de Reaseguro Asociación Civil (Amirac) explicó que para crear una cautiva las empresas necesitan someterse a una serie de estudios y realizar análisis para verificar qué tan factible es la creación de este instrumento.
Sánchez detalló que el hecho de que las cautivas se constituyan fuera de México, no precisamente está relacionado a temas regulatorios, sino que en el país no existe la experiencia para operar estas empresas, al contrario de países como Suiza, Bermudas y EU, entre otros.

“operaciones
“de