Economía

Necesaria, participación privada en actividad petrolera: CEESP

10 febrero 2014 5:23 Última actualización 14 julio 2013 10:59

[Bloomberg] 


Notimex

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) estimó necesario permitir la participación del capital privado en el desarrollo de la actividad petrolera, y afirmó que la reforma hacendaria integral debe "ir de la mano" con la energética.

En su publicación semanal "Análisis económico ejecutivo", sostuvo que mientras México mantenga su sector de hidrocarburos tan cerrado a la participación privada, no habrá posibilidad de fortalecer realmente el nivel competitivo del país y tampoco de alcanzar tasas de crecimiento elevadas.

En la actualidad, refiere, México es prácticamente el único país que no permite ningún esquema de participación privada, cuando países como Irán, Corea del Norte y Cuba se han integrado al nuevo esquema mundial de apertura.

Hasta ahora, los altos precios internacionales del crudo que han beneficiado al país por un largo periodo y la elevada carga fiscal sobre Petróleos Mexicanos (Pemex) se han consolidado como una importante fuente de recursos, pues de ahí proviene poco más de la tercera parte de los ingresos totales del sector público.

Sin embargo, al mismo tiempo son factores que han inhibido la necesidad de esforzarse en mejorar el sistema tributario y la recaudación no petrolera, precisa el organismo de investigación del sector privado.

Precisa que la renta petrolera ha permitido al gobierno mantener y expandir el gasto sin la necesidad de recurrir a una política impositiva más eficiente y equitativa.

A lo largo de muchos años sólo se han logrado cambios menores a través de misceláneas fiscales y en diversas ocasiones sólo hicieron el sistema tributario más complejo, restándole competitividad al país, por ello "no se puede pensar en una reforma hacendaria integral sin una reforma energética", subraya.

Sostuvo que la reforma energética no es sólo un tema político, es un factor fundamental en el proceso de crecimiento y bienestar del país, si se le considera como un detonador de la competitividad y productividad de las empresas.

La importancia de esta reforma no sólo se centra en fortalecer las fuentes de ingresos del sector público, sino también en considerar un proceso de modernización en un momento clave a nivel mundial, pues se vive un cambio radical en los objetivos de la producción mundial de hidrocarburos.

El CEESP indica que la tendencia actual es la modernización de los sistemas productivos en el sector petrolero pues, por una parte, se ha hecho cada vez más complejo extraer crudo y, por otra, también se requiere de productos derivados de mayor calidad con un objetivo ecológico.

Sin embargo, advierte, este proceso de modernización requiere de una importante cantidad de recursos con los que no cuenta el sector público, mientras que la renta petrolera se ha canalizado a todo menos a la modernización del sector.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda, el gasto de Pemex se ha incrementado en más de tres veces en los últimos 10 años, mientras que la producción de crudo se ha reducido en 20 por ciento en el mismo lapso.

"En este nuevo entorno en el que la tecnología ha logrado mayor accesibilidad a recursos que antes era poco viable obtener, es fundamental considerar e insistir en la necesidad de permitir la participación del capital privado en el desarrollo de la actividad petrolera", plantea.

Menciona que entre 2003 y 2012 la inversión física de Pemex creció en poco más de ocho veces, en tanto que la producción total de hidrocarburos líquidos se contrajo 18.7 por ciento.

Señala que México no puede estar aislado de lo que pasa en el mundo y dejar pasar la oportunidad de integrarse al proceso de modernización que le permitiría hacer mucho más competitiva la planta productiva y lograr tasas de crecimiento más elevadas y sostenidas.

Para el organismo privado, el principal motor del crecimiento es la inversión y para que esta fluya eficientemente, debe existir el entorno propicio que sirva de atractivo.

"De ahí la importancia de la reforma hacendaria integral que debe ir de la mano con la energética, pero además sentar las bases para un ambiente de seguridad jurídica". La inversión en el sector de hidrocarburos es de largo plazo y, por lo tanto, debe prevalecer un ambiente de certidumbre para asegurar el flujo de recursos, señala.

Por lo anterior, insiste en que "lograr la reforma energética, junto con la hacendaria, es la mejor oportunidad que tiene el país para elevar sus niveles de competitividad y el ritmo de crecimiento económico que ha prevalecido en las últimas décadas".