Economía

General Electric mueve sus piezas antes de leyes secundarias

Lorraine Bolsinger, presidenta y directora de la división
de equipos de energía de la empresa, señaló que es un buen momento para lanzar en México la venta de turbinas
de generación eléctrica para empresas privadas.
Sergio Meana
08 abril 2014 19:13 Última actualización 08 abril 2014 19:59
Turbina

En marcha la venta de turbinas de GE./(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- GE no esperará más. Su negocio de venta de turbinas de generación eléctrica para que empresas privadas generen su propia electricidad ya está en marcha en México y prometen ahorros del 20 al 30 por ciento en el consumo.

Lorraine Bolsinger, presidenta y directora general a nivel global de la división de equipos de energía de la empresa, afirmó que la reforma energética definitivamente ayudará a detonar dicho negocio a mayor escala.

"Con todo lo que está sucediendo aquí con la reforma energética creemos que es un buen momento para lanzar este programa; sabemos que todavía faltan las leyes secundarias, pero por lo que hemos hablado con expertos y legisladores hay poco que pueda afectarse", señaló Bolsinger.

La gama de productos de este nuevo negocio está dividida en tres: los motores de generación eléctrica que pueden usar gas y diesel, los de almacenamiento mecánico directo y los energía móvil o energencia, explicó.

"Pueden funcionar con diesel o con gas natural pero sí quiero decir que la mayoría de nuestros clientes en el mundo la mayoría de las veces prefieren gas natural, tanto por el costo como por el efecto medio ambiental", enfatizó Bolsinger.

La estrategia del negocio será resolver problemas locales de México por lo que contratarán ingenieros locales para crecer al equipo de soporte.
Otra de las políticas públicas con las que alinearán esta gama de productos es con la meta de generar el 35 por ciento de la energía renovable con fuentes renovables pues la intermitencia de la energía solar o de viento puede ser remediada con estos motores que en 10 minutos pueden generar gran parte de su capacidad.

Entre las principales industrias con potencial para utilizar esta tecnología se encuentran la del acero, minería, petróleo, alimentos y bebidas, así como la automotriz, enlistó.