Economía

Moody's recorta nota de Veracruz

Moody’s bajó las calificaciones de emisor de Veracruz como resultado de las finanzas en el estado, lo que deja a la entidad con la peor nota en el país.
Dainzú Patiño
30 noviembre 2016 18:6 Última actualización 30 noviembre 2016 20:14
Etiquetas
Agencias calificadoras minimizan los riesgos en la fusiones financiadas con préstamos

Agencias calificadoras minimizan los riesgos en la fusiones financiadas con préstamos

Moody’s bajó las calificaciones de emisor de Veracruz a Caa1/B3.mx desde B3/B1.mx con perspectiva negativa, lo que refleja el continuo deterioro en la posición financiera del estado reportada al tercer trimestre del año, tales como una posición de liquidez extremadamente ajustada, caída en los ingresos y montos estimados mayores en intereses.

Con esto, de los estados que califica Moody's, Veracruz queda como la entidad con la posición más baja, superado por entidades como San Luis Potosí, Zacatecas, Oaxaca y Nayarit, cuya nota es Ba3.

El recorte de la nota también obedece a las presiones de gasto que disminuyen la capacidad del estado para garantizar el pago puntual de sus obligaciones de deuda bancaria durante los siguientes 12 a 18 meses, de acuerdo con la agencia calificadora.

En sus estados financieros del tercer trimestre, Veracruz reportó una disminución en su efectivo y equivalentes de 865 millones a 370 millones de pesos y un aumento en sus pasivos circulantes de 18 mil millones a 46 mil millones de pesos entre junio y septiembre de 2016.

"Estos dos eventos disminuyeron la ya baja razón entre efectivo y pasivo a un muy débil 0.008X", expuso la entidad en un comunicado.

Moody's añadió que no se cuenta con detalles sobre los pasivos circulantes. "En este momento Moody’s no puede confirmar la existencia de líneas de crédito quirografarias de corto plazo".




MENOS INGRESOS

Además, los ingresos de la entidad cayeron 4.6 por ciento durante los primeros nueve meses de 2016 comparado con el mismo período de 2015.

Moody’s también da cuenta que ya no se cumple con las obligaciones relacionadas con calificaciones crediticias mínimas en la mayoría de sus créditos bancarios de largo plazo respaldadas con participaciones federales, lo cual llevará a un aumento en los pagos de intereses por mil 400 millones de pesos durante 2017.

Por último, la agencia calificadora también considera que existen presiones en el gasto operativo durante 2016 y 2017 como resultado del retraso en el pago de nómina y transferencias.

"Aunque la posición de deuda financiera del estado aún es manejable, los déficits proyectados y un eventual refinanciamiento de la deuda con proveedores pudieran llevar los niveles de deuda por encima del 60 por ciento de los ingresos totales, uno de los niveles de deuda más altos entre los estados calificados por Moody’s", agregó.