Economía

Moody's hunde nota de Brasil en grado especulativo

Moody's recortó a 'Ba2' desde 'Baa3' la calificación del país y la dejó con perspectiva negativa. Con esto se suma a S&P y Fitch, que el año pasado quitaron el grado de inversión a Brasil.
Reuters
24 febrero 2016 7:55 Última actualización 24 febrero 2016 10:40
Brasil sufre por escándalos de corrupción y déficit presupuestario. (Bloomberg)

La decisión de Moody's constituye un revés para la gestión de la presidenta Dilma Rousseff. (Bloomberg)

SAO PAULO.- Moody's Investors Services se convirtió este miércoles en la tercera agencia crediticia de importancia en rebajar la calificación de deuda de Brasil al grado especulativo, al recortarla en dos escalones a 'Ba2', en momentos en que la mayor economía latinoamericana sufre su peor recesión en décadas.

Moody's dijo que el panorama sobre las calificaciones de bonos de Brasil era negativo ante las perspectivas de un mayor deterioro de las condiciones para el pago de su deuda, en medio de la aguda crisis económica y el riesgo de turbulencias externas que asedian al país.

Las agencias rivales Standard & Poor's y Fitch despojaron a Brasil de su preciada calificación de grado de inversión el año pasado.

La semana pasada, S&P hundió más en el territorio especulativo a la nota soberana de Brasil, mientras que Fitch dijo que podría tomar una medida similar dentro de poco.

La decisión de Moody's constituye un revés para la gestión de la presidenta Dilma Rousseff, quien está bajo presión de sus aliados para relajar sus planes de austeridad y estimular la economía, lo que le ayudaría a sobrevivir a un procedimiento para someterla a un juicio político.

El Ministerio de Hacienda de Brasil dijo que el reciente recorte de la calificación no afectaba el compromiso del Gobierno de seguir aplicando ajustes fiscales.

Moody's dijo que el progreso de Brasil en la consolidación fiscal será lento y que el crecimiento de su economía será anémico en los próximos dos a tres años. La agencia advirtió que la deuda fiscal del país posiblemente llegará al 80 por ciento de Producto Interno Bruto (PIB) en el transcurso de tres años.


CRISIS POLÍTICA Y PRESIÓN SOBRE MERCADOS

Las turbulencias políticas, generadas también por los esfuerzos de rivales por llevar a juicio político a Rousseff, complicarán los intentos por recortar el déficit e implementar reformas estructurales en el país, indicó la agencia.

"Un resultado negativo probablemente se asociará con un fracaso colectivo del Gobierno y el Congreso en generar una estabilización del crédito y con la agenda de reformas el próximo año, lo que provocaría más pérdidas en la confianza de los inversores, erosionaría los cortafuegos ante sucesos externos y causaría una gran incertidumbre política", añadió.

El recorte de la nota de deuda también podría ejercer una mayor presión bajista sobre el real brasileño y llevar a los inversores a salir de una economía que hace apenas cuatro años sostenía un crecimiento del PIB superior al 4 por ciento.

En Sao Paulo, el índice de acciones brasileñas Bovespa bajaba más de 3 por ciento, mientras que el real también se debilitaba, en medio de una jornada de pérdidas para los mercados internacionales.

Inversores dijeron que aunque la decisión de Moody's se esperaba ampliamente, el alcance del recorte, que esta vez fue de dos escalones, fue sorpresivo. El anuncio se produjo tras una segunda rebaja por parte de Standard and Poor's que adentró más a la nota de deuda Brasil en el territorio especulativo, también con un panorama negativo.

"Nos estamos alejando mucho más del grado de inversión y eso implicará que los activos de Brasil serán considerados como especulativos por mucho más tiempo, retrasando aún más la recuperación de la economía", dijo Pablo Stipanicic Spyer, jefe de operaciones de la firma Mirae Asset Wealth Management en Brasil.

: