Economía

Monedas emergentes, las más afectadas por expectativa de cambio en Fed

10 febrero 2014 5:7 Última actualización 19 agosto 2013 21:45

[El peso se hunde / Bloomberg]


 
 
Esteban Rojas
 
 
Las divisas de los países emergentes son las más afectadas por las expectativas sobre cambios en la política monetaria del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).
 
 

De acuerdo con cifras del Banco de Pagos Internacional (BIS), a partir del 23 de mayo la divisa brasileña acumula una caída de 9.7 por ciento, la de Sudáfrica retrocede 7.0 por ciento y la de la India pierde 6.1 puntos porcentuales; son de hecho las más castigadas.
 
 

El peso mexicano también está en la lista, aunque se ha defendido un poco más; ocupa el quinto sitio de la lista con una depreciación de 5.14 puntos porcentuales. Pero la moneda nacional vive un momento de fuertes presiones; en la jornada inicial de la semana, los participantes del mercado cambiario siguieron deshaciéndose de sus posiciones en pesos, reaccionando al alza de las tasas de interés en Estados Unidos.
 
 

Al final de las operaciones interbancarias, el dólar escaló a máximos no vistos desde el pasado 5 de julio, tras cerrar en 13.0585 unidades a la venta en el mercado de mayoreo. En el día, el peso retrocedió 10.20 centavos, equivalentes a 0.79 por ciento.
 
 
La moneda mexicana ligó siete jornadas de pérdidas y una baja de 3.74 por ciento, lo que es su segunda peor racha en lo que va del año.
 
 

La ola de ventas contra el peso proviene fundamentalmente del exterior, derivada de la preocupante tendencia de alza en las tasas de interés en Estados Unidos. En el arranque de la semana, el bono del Tesoro a 10 años puso a prueba la barrera de 2.90 por ciento, algo no visto en más de dos años.
 
 
Un incremento en los rendimientos en el exterior le quita brillo a las inversiones denominadas en pesos, acentuando el riesgo de un ajuste a la baja en los flujos de capital.
 
 

La recomposición de los portafolios, originado por temores de un cambio en la política monetaria de Estados Unidos, ha diluido en parte los efectos positivos provenientes de las mejores expectativas sobre las reformas estructurales en nuestro país.
 
 

En lo interno, la debilidad del peso se presenta previo a conocer un dato importante sobre la actividad económica en México. El INEGI publicará este martes, antes de la apertura de los mercados, el PIB correspondiente al segundo trimestre del año.
 
 
Como ya lo adelantó la Secretaría de Hacienda y diversas estimaciones de los participantes de los mercados, se estima un modesto crecimiento a tasa anual de alrededor de 2.5 por ciento.