Economía

Ministro de Hacienda
de Brasil no se irá, asegura Rousseff

Ante la solicitud de diversos legisladores que han pedido la renuncia de Joachim Levy, ministro de Hacienda de Brasil, la mandataria Dilma Rousseff aseguró que el funcionario se mantendrá en su cargo, puesto que está tratando de impulsar medidas para reducir el déficit fiscal de ese país.
Reuters
21 mayo 2015 17:8 Última actualización 21 mayo 2015 17:8
Joachim Levy

Joachim Levy permanecerá en su cargo, garantizó la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. (Bloomberg)

BRASILIA.- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, rechazó el jueves los pedidos de algunos legisladores de su Partido de los Trabajadores para que el ministro de Hacienda renuncie, asegurando que Joaquim Levy se mantendrá en el cargo.

Los legisladores disienten con el impulso de Levy para con las medidas de austeridad del gobierno, que creen hundirán aún más a la economía de Brasil en una recesión.

Rousseff aseguró que confía plenamente en Levy, quien está tratando de impulsar impopulares medidas para reducir el déficit fiscal de Brasil y evitar la pérdida de la preciada calificación de grado de inversión.

La mandataria dijo a periodistas que anunciará el 9 de junio un programa de mejoramiento de la infraestructura, un plan de concesiones de gran escala que apunta a atraer miles de millones de dólares en inversión privada para impulsar a la estancada economía brasileña.




Datos mostraron hoy que la actividad económica en Brasil cayó en el primer trimestre y el desempleo aumentó a un máximo de casi cuatro años.

La noche de ayer, el Senado pospuso hasta el próximo martes una votación sobre un proyecto de ley que reduce los beneficios de los trabajadores ante la falta de votos para su aprobación.

La iniciativa enfrenta una fiera oposición de senadores que han dicho que el gobierno no debería recortar la red de seguridad social en un momento en el que la mayor economía de América Latina marcha hacia una recesión.

Otro proyecto de ley que revierte reducciones de impuestos a las nóminas para las compañías enfrenta desafíos en la Cámara de Diputados y no se votará sino hasta el 10 de junio.

"Quiero ver su aprobación para que Brasil pueda dar vuelta la página, pero este ajuste fiscal es fundamental, tenemos que equilibrar las cuentas de nuestro gobierno para avanzar", dijo Rousseff.