Economía

Mínimo aumento de patrones en la economía formal

10 febrero 2014 4:17 Última actualización 27 octubre 2013 20:18

 [La pesada carga fiscal, la falta de incentivos empresariales, así como el limitado financiamiento, son los obstáculos. / Cuartoscuro] 


 
Marvella Colín

Su registro al IMSS avanzó sólo 1.1% y sumó 840.5 mil empresarios en enero-septiembre del 2013; en comercio y manufacturas casi nulos incrementos.
 
El sector empresarial del país ha marcado un paso lento en lo que se refiere a establecimientos formales, dado que el número de patrones registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) subió sólo 1.1 por ciento en enero-septiembre del año en curso.
 
Esta cifra significa que se incorporaron nueve mil 223 patrones al IMSS, para totalizar 840 mil 520 en el periodo referido, esto de acuerdo con datos del INEGI.

La debilidad del mercado interno y la incertidumbre que aún persiste en torno a la reforma fiscal figuran entre los principales factores que limitan a los patrones para incorporarse al sector formal de la economía.
 
Entre los sectores con casi nulo avance de registro de patrones en el IMSS, están las actividades comerciales y manufactureras. En el comercio, el número de patrones sólo aumentó 0.5 por ciento para sumar 250 mil en promedio en enero-septiembre, y en las industrias manufactureras sólo subió 0.19 por ciento con un total de 118 mil 288 patrones.
 
Los sectores de la construcción, transportes y comunicaciones tuvieron, en cada caso, un avance de 1.4 por ciento; en el primer ramo, el número sumó 101 mil 269 y en los segundos 50 mil 236 patrones.
 
No obstante, los sectores que lograron tener un mejor empuje hacia la formalidad fueron las industrias extractivas, cuyo avance fue de 3.7 por ciento anual a dos mil 347 patrones registrados; la industria eléctrica y suministro de agua con casi 2.0 por ciento de aumento para llegar a un total de mil 561.8 patrones.
 
La pesada carga fiscal, la falta de incentivos empresariales, así como el limitado financiamiento, representan fuertes obstáculos para que una empresa se establezca formalmente. Sobresale que el sector informal ya aqueja no sólo a México sino a toda América Latina, donde resalta que el 40 por ciento de las empresas de la región tienen ese carácter.
 
A la par de las empresas ilegales avanza el empleo informal, y lo grave, por ejemplo en México, es que dos de cada tres jóvenes tienen empleo informal, a pesar de pertenecer a una empresa formalmente constituida.
 
México del lugar 74 al 36 mundial en abrir un negocio
 
Aunque las cifras domésticas indican que el avance de empresas formales en el territorio mexicano es mínimo, la clasificación mundial del país para establecer negocios va en aumento.
 
De acuerdo con la tabla del Doing Business 2013, Facilidad para hacer negocios, del Banco Mundial, México subió cinco peldaños, ya que pasó del lugar 53 a la posición 48 de una lista de 185 países entre 2012 y 2013.
 
En efecto, se observó que de las 10 categorías que incluye el Doing Business, nuestro país precisamente mejoró mucho en una categoría: "la apertura de un negocio", ya que en este rubro pasó de la posición 74 al sitio 36 entre el 2012 y 2013, es decir, avanzó 38 peldaños.
 
Las otras nueve categorías son: manejo de permisos de construcción; obtención de electricidad; registro de propiedades; obtención de crédito; protección de los inversores; pago de impuestos; comercio transfronterizo; cumplimiento de contratos, y resolución de la insolvencia.
 
Según el Banco Mundial, el número de procedimientos para abrir un negocio en México es de seis frente a cinco en la OCDE y nueve en América Latina. Además, nuestro país ha mejorado el tiempo para abrir un negocio, pues actualmente es de nueve días, frente a 12 en la OCDE y 53 en América Latina.
 
Asimismo, en la República Mexicana el requisito de capital mínimo pagado, como porcentaje del ingreso per cápita, es de cero por ciento, frente al 3.7 por ciento que se requiere en América Latina y el 13.3 por ciento en los países de la OCDE.
 
No obstante, el costo promedio para iniciar un negocio en México es de 10.1 como porcentaje del ingreso per cápita, lo cual es el doble del 4.5 por ciento del costo en países de la OCDE.