Economía

'Millennials' ponen en peligro ahorros para el retiro de 'baby boomers'

Según una encuesta, una de cada tres familias en EU ayuda económicamente a sus hijos adultos mientras que sólo uno de cada cinco ayuda a sus padres ancianos.
Bloomberg
13 marzo 2015 17:5 Última actualización 15 marzo 2015 5:0
chicas con laptos

(Bloomberg)

Cathy Egan se autosustenta desde que tenía 18 años, cuando trabajaba como camarera en Minneapolis. Su hijo de 23 años vive con ella y depende de su madre soltera en lo que respecta a transporte, alimentos y otros gastos.

Egan, que tiene ahora 50 años, comenzó a ahorrar dinero para su retiro hace apenas cinco años, luego de empezar a trabajar como enfermera licenciada para la Administración de Salud de Veteranos, su primer empleo con beneficios. Si bien tiene además un hijo en la escuela secundaria, no se decide a dejar de mantener al hijo mayor, que gana 8.50 por hora más propinas entregando pedidos de comida a domicilio para un restaurante de St. Paul para el que trabaja medio tiempo.

“Sigo siendo el sostén”, dice Egan.

Los baby boomers hacen peligrar su retiro debido a que gastan demasiado en sus hijos adultos. En momentos de estancamiento salarial y en que el desempleo en la franja de entre 16 y 24 años supera el 12 por ciento, gran cantidad de familias continúa dedicando dinero a hijos que ya no estudian, a quienes cubren gastos de alquiler, teléfono celular y vacaciones.

Un estudio de julio de 2014 de American Consumer Credit Counseling, una organización sin fines de lucro de Boston, determinó que es mayor el porcentaje de familias estadounidenses (una de cada tres) que proporciona asistencia económica a hijos adultos que la proporción que ayuda a sus padres ancianos (una de cada cinco). Entre quienes ayudan a hijos, el 41 por ciento les paga el transporte, el 57 por ciento se hace cargo de las cuentas domésticas y 24 por ciento cubre préstamos de estudios, entre otros gastos. Para cubrir esa ayuda, el 40 por ciento de los padres se priva de hacer gastos propios.

PROBLEMA PERMANENTE

“Eso afecta mucho el ahorro para el retiro”, dice Pamela Villarreal, una investigadora del Centro Nacional de Análisis de Políticas de Dallas.

“Cuanto más gastan los baby boomers en sus hijos adultos, menos pueden dedicar a ellos mismos, lo cual es arriesgado en una época con mayor expectativa de vida en la que es necesario que los ahorros duren hasta su octava y novena décadas. Por otra parte, la ayuda que se suponía iba a ser temporaria durante la recesión se ha vuelto permanente”.

Más de un tercio de los millennials adultos recibe ayuda económica habitual de sus padres, y uno de cada cinco vive en casa de éstos y no paga alquiler ni gastos, según una encuesta de noviembre de 2014 de Bank of America. No son sólo los desempleados ni quienes tienen ingresos bajos los que necesitan ayuda.

La encuesta, que consultó a mil personas de entre 18 y 34 años, determinó que de entre quienes ganan más de 75 mil al año, el 25 por ciento recibe de sus padres dinero para alimentos en algún momento y el 21 por ciento cuenta con ayuda paterna para comprar ropa.

Brett Goldstein, un asesor financiero de Jericho, Nueva York, no ha tenido mucho éxito en lo relativo a disuadir a sus clientes de tomar dinero de forma anticipada de sus cuentas de retiro a los efectos de cubrir gastos de hijos adultos. “He comprobado que es muy difícil interponerse entre un padre y sus hijos, incluso cuando el padre tiene ahorros muy modestos”, dice.

Si los padres tienen un sobrante de dinero todos los meses, deberían incrementar su aporte a planes de retiro o saldar hipotecas u otras deudas, en lugar de subsidiar a sus hijos adultos, dicen los asesores financieros.