Economía

Miles protestarán en Fráncfort contra medidas de austeridad del BCE

Los organizadores esperan que el próximo miércoles alrededor de tres mil personas del extranjero se sumen a la protesta, con unos siete mil manifestantes provenientes de Alemania.
Reeuter
15 marzo 2015 13:19 Última actualización 15 marzo 2015 13:24
BCE

(Bloomberg)

FRÁNCFORT.- Se espera que miles de personas marchen el miércoles en Fráncfort para protestar contra las políticas de austeridad de las que culpan al Banco Central Europeo, durante la inauguración de la nueva sede de la organización.

La manifestación sigue a protestas en Chipre, fuera de una reunión del Consejo de Gobierno del BCE, y mostraría la insatisfacción con la poderosa institución, que ha buscado distanciarse de las disputas políticas en la zona euro.

"La principal razón de la protesta es que el BCE está en la troika y la troika es responsable de las políticas de austeridad que han empujado a muchos a la pobreza", dijo Ulrich Wilken, uno de los organizadores de la protesta "Blockupy" que se realizará cerca de la sede del BCE que costó 1.300 millones de euros (mil 400 millones de dólares).



El trío de inspectores, o troika, incluye a la Comisión Europea y al Fondo Monetario Internacional y supervisa a países como Grecia y Chipre, que han recibido rescates internacionales.

El BCE también es un influyente proveedor de financiamiento a bancos de países en problemas y en las últimas semanas aprobó una línea de liquidez de emergencia adicional a los prestamistas griegos.

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, criticó la semana pasada la política del BCE hacia Atenas por considerarla "asfixiante", una idea que repitieron los organizadores de la protesta.

"No son elegidos democráticamente, sin embargo, presionan a que los gobiernos adopten medidas todo el tiempo", dijo Wilken. "Nosotros vimos esto nuevamente en la forma en que endurecieron los términos para que Grecia obtuviera financiamiento después de la elección", agregó.

Anteriormente este año, el BCE dejó de aceptar bonos griegos como garantía a cambio de fondos, cuando el nuevo gobierno izquierdista del país dejó de lado sus promesas de realizar reformas a cambio de ayuda.

"Estas son las políticas que ejecutan desde sus hermosas nuevas oficinas en Fráncfort", dijo Wilken.

Los organizadores esperan que tres mil personas del extranjero se sumen a la protesta, con unos siete mil manifestantes provenientes de Alemania.