Economía

México tiene la oportunidad irrepetible para concretar reforma hacendaria: CEESP

12 febrero 2014 4:24 Última actualización 09 mayo 2013 16:30

 [Eladio Ortiz] Luis Foncerrada Pascal asegura que reforma fiscal puede ser la base de la estabilidad económica. 


Notimex
 
México tiene hoy una oportunidad histórica y difícil de repetir, para precisar una verdadera reforma hacendaria, consideró el director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), Luis Foncerrada Pascal.

Durante su participación en el último Foro de Consulta "México próspero", para elaborar el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018, dijo que México puede pasar de las misceláneas fiscales disfrazadas de reforma, a los verdaderos cambios.

"Podemos hacer que la reforma fiscal sea la base de la estabilidad económica, pero también de un nuevo pacto político; de una nueva relación entre ciudadanía y gobierno", subrayó en el acto encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto.

"Con el capital político que usted ha creado, tenemos la oportunidad histórica y difícil de repetir, de concretar una verdadera reforma hacendaria", subrayó el especialista del sector privado.

Por su parte, el profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Carlos Elizondo Mayer-Serra, destacó que México tiene una afortunada oportunidad para incrementar su crecimiento económico.

Para ello, dijo, se pueden aprovechar 3 condiciones favorables: El país está cosechando casi 20 años de estabilidad macroeconómica; Estados Unidos, el principal socio comercial de México, está en medio de una renovación industrial; y la nueva administración ha logrado conjuntar a las distintas fuerzas políticas en el Pacto por México, que ya ha dado reformas importantes.

En opinión de Elizondo Mayer-Serra, la "madre de todas las reformas" será la energética, ya que es en este sector donde se encuentra el mayor potencial de crecimiento.

Para el profesor emérito de la UNAM, Rolando Cordera Campos, llegó la hora de cambiar el actual curso de crecimiento por uno nuevo, calificado por una combinación de expansión económica y equidad social, que sirva para garantizar los derechos fundamentales como lo establece ahora el artículo primero de la Constitución.

Estos adjetivos, dijo, deben entenderse como condiciones primordiales de un desarrollo cuyos signos de identidad sean la progresiva igualdad entre los mexicanos, respaldada por el compromiso nacional y del Estado con la protección de la naturaleza y la búsqueda consistente en el tiempo y en el territorio, de un desarrollo sustentable.
 

"El México próspero que queremos es inconcebible sin el México incluyente que nos urge", subrayó el académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).