Economía

México tiene baja protección contra
riesgos catastróficos

En el país, las personas prefieren asegurar su automóvil en lugar de proteger su vivienda o negocio; únicamente 5% del parque habitacional tiene un seguro de daños y 5% de las Pymes del país tienen contratado un producto de este tipo.
Yuridia Torres
06 mayo 2014 23:37 Última actualización 07 mayo 2014 5:0
inundación

Desastres naturales se incrementan, pero no los seguros catastróficos. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- México es un país altamente expuesto a los efectos del cambio climático. Terremotos, huracanes, inundaciones, frentes fríos han azotado al país en los últimos meses y sólo 5 por ciento de las pequeñas y medianas empresas cuentan con un seguro de daños, además sólo 5 por ciento de las viviendas en todo el territorio nacional tiene una póliza adquirida de forma voluntaria.

De acuerdo con información de Greenpeace basada en datos del Banco Mundial, alrededor de 70 por ciento de la población y 71 por ciento del Producto Interno Bruto de México, se encuentran altamente expuestos a impactos catastróficos atribuibles directamente al cambio climático.

En México, uno de los mecanismos que existe para mitigar los efectos económicos que provocan los fenómenos naturales es el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) el cual depende directamente del Presupuesto de Egresos de la Federación.

Para este año se le asignaron 14 mil 217 millones de pesos, de los cuales 7 mil millones son para el estado de Guerrero, destinados a un fondo enfocado a reconstruir los daños que provocaron los huracanes Ingrid y Manuel (que azotaron al país en 2013).

Actualmente existen en el mercado diversos productos para mitigar los efectos económicos que provocan, tanto huracanes, sismos, tormentas y lluvias, entre otros. Por ejemplo hay seguros para casa-habitación que cuestan desde 600 hasta 10 mil pesos al año, dependiendo de las coberturas y la zona donde se contrate la póliza.

Para Óscar Pineda, director de riesgos empresariales de Mapfre, en México las personas prefieren asegurar su automóvil en vez de proteger su casa o su negocio.

“El costo de una protección catastrófica es barato comparado con una prima de seguro de autos, por ejemplo, se paga más por un producto de automóvil que por uno para casa-habitación, destacó.

Explicó que las primas de los seguros de daños en México son más altas que en diversos países de América Latina, lo cual obedece a que se encuentra en una zona donde todo se concentra y a la baja penetración que existe de esta póliza. “Los huracanes llegan por ambos océanos (Golfo y Pacífico), tenemos la parte de terremoto, hay más posibilidades de que pasen más eventos catastróficos y además la adquisición de productos de daños es baja”, sostuvo.

la contratación de seguros ha mostrado un comportamiento moderado