Economía

México tendría desequilibrio estructural por aumentar gasto social: CEESP

01 febrero 2014 6:59 Última actualización 05 noviembre 2013 21:34

[Considera que miscelánea fiscal va en contra de los principios de cualquier sistema tributario / Bloomberg]


  
Isabel Becerril
 
  
Para los analistas del sector privado, la insistencia en aumentar el gasto “social” en un entorno de debilidad de las fuentes de ingresos, puede llevar a México a tener un desequilibrio estructural de largo plazo, como se percibe en el programa económico, que plantea un déficit públicos en todo el final del sexenio.
 
 
Así lo advierte el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) y señala que la miscelánea fiscal para 2014, aprobada recientemente por el Congreso,  va en contra de los principios de cualquier sistema tributario, lo que puede ser un riesgo importante en el proceso de crecimiento de la economía.
 
 
La creación de nuevos impuestos y la modificación de otros, harán que la complejidad del sistema fiscal del país se agudice, incidiendo negativamente en la competitividad, lo que podría ocasionar un deterioro en la percepción internacional.
 
 
En su análisis semanal, explica que la equidad del sistema tributario es fundamental, pero tal parece, observa, que en esta ocasión la regresividad de los impuestos que fueron aprobados en la reforma hacendaria es evidente, toda vez que afecta a los que menos tienen.
 
 
Refirió que un ejemplo es el impuesto a los alimentos mal definidos como chatarra que afectará principalmente al segmento de la población que menos recursos tiene, toda vez que la mayoría de alimentos que se contemplan en este gravamen son parte importante de su consumo.
 
 
El organismo que dirige Luis Foncerrada enfatiza que en esta nación no existe la voluntad de aumentar la base de contribuyentes que paguen impuestos, incluso las medidas aprobadas por el Congreso pueden estimular el crecimiento de la informalidad, lo que ocasiona que los ingresos del sector público sigan dependiendo en buena medida del petróleo, mientras que la recaudación tributaria se deteriora.