Economía

México subestima la amenaza 'Trump', según Wall Street

Analistas consideraron que el gobierno mexicano no ha dimensionado el alcance que pueden tener las decisiones del presidente electo de EU, lo que se refleja en sus altas perspectivas de crecimiento para 2017.
Bloomberg
23 noviembre 2016 18:45 Última actualización 23 noviembre 2016 19:31
trump mexico

(Especial)

El gobierno mexicano y los analistas que cubren la economía nunca han estado más distanciados en sus expectativas de crecimiento. Es, en esencia, un desacuerdo sobre cuánta preocupación provoca Trump.

La Secretaría de Hacienda mantuvo el miércoles su pronóstico de expansión para el 2017, diciendo que la economía puede crecer hasta un 3 por ciento, incluso con Trump como presidente. Un día antes, economistas del sector privado redujeron su cálculo del 2.3 al 1.8 por ciento, de acuerdo con un sondeo realizado por Citibanamex. El punto medio de 2.5 del pronóstico de la Secretaría de Hacienda es más alto que cualquier predicción en el sondeo.

El gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto no ve motivos para modificar sus pronósticos de crecimiento y esperará a ver qué políticas implementa Trump antes de ajustar su previsión, de acuerdo con Vanessa Rubio, subsecretaria de Hacienda.

Ese pronóstico optimista discrepa con el del propio banco central independiente del país. El Banco de México, cuyo líder, Agustín Carstens, dijo en septiembre que Trump era un “huracán”, redujo su cálculo de crecimiento del 2.5 por ciento a 2.0 por ciento.

“Yo creo que sí debieron de haber revisado su estimación de crecimiento. A pesar de que continúa la incertidumbre en torno a las políticas que Trump pueda implementar, la incertidumbre sí va a tener un efecto contraproducente sobre el consumo y la inversión privada tan pronto como el cuarto trimestre de este año”, dijo Alejandro Cervantes, economista de Grupo Financiero Banorte, el banco mexicano más grande que se cotiza en la bolsa.

El gasto privado ha contribuido a impulsar la economía de México luego de verse afectada por una caída en las exportaciones a Estados Unidos y una baja en la producción y los precios del petróleo que obligó al gobierno a recortar el gasto.

Al mismo tiempo, la confianza de los consumidores se desplomó al nivel más bajo en seis años en septiembre conforme la caída del peso a un mínimo récord tras el avance de Trump en las encuestas previas a la elección presidencial estadounidense desencadenó la perspectiva de una aceleración de la inflación.

En años recientes, México se ha ganado la reputación de ser una economía relativamente estable, cosechando los beneficios del libre comercio y la integración manufacturera con Estados Unidos para protegerse de los cambios en los precios de los productos básicos que han sacudido a otras economías latinoamericanas. Esa confiabilidad quedó en tela de juicio este mes tras la victoria de Trump y su promesa de poner fin o alterar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Las potenciales pérdidas para México hicieron que BlackRock bajara su pronóstico de crecimiento para el año próximo al 1 por ciento, la ganancia más pequeña desde la crisis financiera del 2009. Banorte pronostica un crecimiento del 1.1 por ciento.

El pronóstico del gobierno “definitivamente es optimista”, dijo Alberto Ramos, principal economista para Latinoamérica en Goldman Sachs Group. “Es probable que los riesgos e incertidumbre relacionados con la mezcla de políticas postelectoral en Estados Unidos tengan un impacto negativo inmediato”, dijo Ramos, incluyendo posibles retrasos o
cancelaciones en inversiones nacionales y extranjeras y consumidores más cautelosos. Él pronostica un crecimiento del 2 por ciento para el año próximo.

A pesar de la retórica de campaña de Trump, el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, confió en que el presidente electo de Estados Unidos buscará “modernizar” el TLCAN y quizá incluir temas como el comercio electrónico en lugar de abandonar el acuerdo.

Carstens dijo a la prensa el miércoles que es entendible que la Secretaría de Hacienda y el Banco de México tengan distintas visiones del futuro económico a corto plazo, dada la falta de claridad sobre los planes de Trump.