¡Cuidado, Trump! México sí sabe pelear en la 'guerra de aranceles' contra EU
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¡Cuidado, Trump! México sí sabe pelear en la 'guerra de aranceles' contra EU

COMPARTIR

···

¡Cuidado, Trump! México sí sabe pelear en la 'guerra de aranceles' contra EU

Aunque la administración de Donald Trump impuso medidas arancelarias a México, Canadá y la Unión Europea, el Gobierno mexicano ha tomado 'cartas en el asunto'.

Bloomberg por Shannon O'Neil*
01/06/2018
Actualización 01/06/2018 - 13:11

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dado la espalda a aliados desde hace mucho tiempo, etiquetándolos como una amenaza a la seguridad nacional con el fin de imponer aranceles del 25 por ciento sobre el acero y el 10 por ciento sobre el aluminio.

Para México, esto afectará en 3 mil millones de dólares en exportaciones. Aunque no es insignificante, es sólo una porción de los 300 mil millones de dólares más que la nación envía al norte cada año (para Canadá, el acero y el aluminio comprenden 11 mil 500 millones de dólares de más de 300 mil millones de dólares en comercio con destino a Estados Unidos).

Sin embargo, el tamaño de los aranceles contradice su verdadera importancia.

Oficialmente entierran la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que ya está muriendo. Amenazan a las industrias integradas que envían entradas y salidas básicas a través de la frontera, perjudicando a fabricantes, trabajadores y consumidores por igual.

En términos más generales, a pesar de las repetidas afirmaciones del presidente estadounidense, demuestran que las guerras comerciales no son fáciles de ganar.

Tomemos como ejemplo a México que respondió a las tarifas con su propia contrasalva.

Si bien muchos observadores anticiparon una pelea con la Unión Europea, pocos lo esperaban de México. La nación depende completamente de Estados Unidos.

Como uno de los países más abiertos comercialmente del mundo, México ha convertido el comercio en su principal motor económico.

De las exportaciones de México, que son de 400 mil millones de dólares anuales, ocho de cada diez centavos van al norte.

Entre el creciente número de frentes comerciales combativos de Trump, México podría destacarse como el más propenso a retirarse, pero está preparado para esta pelea. Como el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, declaró después de que se anunciaran las tarifas, "siempre dijimos que íbamos a estar listos para reaccionar".

Inmediatamente anunció medidas punitivas a productos como ciertos tipos de acero, las lámparas, el queso, el cerdo, las manzanas, las uvas y los arándanos.

Esta elección no fue fortuita. Fue diseñada para obtener justicia económica y poder político, dirigiéndose a distritos clave y partidarios de Trump.

México ha recorrido este camino antes, durante una batalla de una década por el transporte transfronterizo de camiones.

El TLCAN prometió, junto con bienes y servicios, abrir los mercados de transporte: después de un período de incorporación gradual, se suponía que los camioneros mexicanos y estadounidenses podían llevar sus cargas directamente desde las fábricas a sus clientes finales del otro lado de la frontera.

Sin embargo, el Gobierno de Estados Unidos continuó bloqueando las plataformas de México por temores de seguridad y más que un poco de presión por parte de los ‘Teamsters’.

Después de años, luego de la creación y cancelación de los programas piloto, en 2009, México finalmente invocó aranceles de represalia por una suma de 2 mil 400 millones de dólares al año.

Cerca de 100 productos, que van desde árboles de Navidad de Oregón, papel de Wisconsin y peras de Washington a joyas de Nueva York, jugo de naranja de Florida y papas de Idaho, fueron golpeados con gravámenes del 5 al 25 por ciento.

A medida que las tarifas aumentaron, también lo hicieron las llamadas constituyentes a representantes influyentes y senadores de ambas partes.

Dos años más tarde, la administración de Barack Obama desarrolló un nuevo programa piloto para permitir que las compañías de camiones examinadas y sus conductores crucen la frontera, y las tarifas terminaron.

A medida que el canje por el comercio comienza de nuevo, el Gobierno mexicano está implementando la misma estrategia, pero no está solo, porque varios fabricantes estadounidenses a lo largo de las cadenas de suministro están apoyando a sus vecinos.

Canadá y la Unión Europea se unen en la lucha, y sus listas iniciales se parecen notablemente a la incursión de camiones realizada inicialmente de México, ‘castigando’ a cosméticos, productos de manicura y pedicura, rotuladores, papel higiénico y productos para el cabello entre decenas de artículos producidos en congresos selectos de miembros influyentes de la Cámara estadounidense.

Al interior, estos pasos están demostrando ser populares. A pesar de estar en medio de una temporada electoral acalorada, todos los candidatos apoyan las medidas de la Secretaría de Economía.

El presidente Enrique Peña Nieto busca obtener la simpatía los ciudadanos, mientras que la comunidad empresarial también dio un ‘espaldarazo’ a la actual administración.

México tuvo cuidado de no aplicar aranceles sobre los tipos de acero utilizados en la industria automotriz, medida con la que los productores lecheros nacionales incluso podrían beneficiarse. Pero en general, una mezcla de patriotismo e indignación justificada anula la ansiedad entre los fabricantes de México.

Esto marca un contraste con Estados Unidos. La Cámara de Comercio estadounidense condenó el movimiento arancelario de Trump, y los involucrados en la agricultura anunciaron que las tarifas "llevarán las operaciones agrícolas estadounidenses al punto de ruptura".

Nadie sabe aún a dónde conducirá esta escaramuza. A pesar de su bravuconería inicial, México sufrirá, especialmente si Estados Unidos impone aranceles adicionales o amenaza al TLCAN.

La nación también enfrenta una transición política que podría tener sus propias repercusiones económicas graves.

Pero la ronda inicial ya muestra que no hay victorias fáciles en la guerra comercial, y que el Gobierno de Estados Unidos debería ser prudente al no subestimar las armas de los aparentemente ‘rivales débiles’.

*Esta columna no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial de Bloomberg LP y sus propietarios. Tampoco muestra la opinión de El Financiero.

**Shannon O'Neil es investigadora principal de Estudios sobre América Latina en el Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York.